fotolia

España ocupa el puesto 19 de Europa en competitividad del talento

Se supera a Portugal, Italia y Grecia, pero nuestro país se encuentra por detrás de otros países

Actualizado:

España ocupa el puesto 30 de 93 países analizados del Índice Global de Competitividad del Talento (GTCI), que elabora la empresa de recursos humanos Adecco, destacando en el desarrollo del talento propio, aunque también se subraya la carencia de legislación y de mercado para promover la competencia. De esta manera, nuestro país asciende cinco posiciones en el ranking respecto al año pasado, aunque en 2013 los países analizados fueron 103.

Con una media de todas sus variables analizadas de 51,25 puntos, España se encuentra más de seis puntos por debajo de la media de este índice (que es de 57,13). Inmediatamente por encima se encuentran Corea del Sur (29), Letonia (28), Chile (27), Eslovenia (26) y Qatar (25), figurando justo por delante Eslovaquia (31), Arabia Saudí (32), Hungría (33) o Portugal (34).

Si atendemos a los países europeos, España se situaría en la posición 19 sobre 30 países analizados, superando a Eslovaquia, Hungría, Portugal, Italia, Lituania, Polonia, Bulgaria, Croacia, Macedonia, Armenia y Grecia. A pesar de que estamos por delante de Italia, que es el país más parecido al nuestro en términos de tamaño y nivel de PIB per cápita, estamos por detrás de otros países de renta alta europeos.

Rigidez para contratar y sueldos bajos

España presenta un buen comportamiento en el desarrollo de su propio talento, por encima de la media europea y similar a los países de renta alta en general. Destaca por un buen rendimiento en educación formal y también aceptable en formación permanente y se vuelve a elogiar la calidad de las escuelas de gestión, ocupando el cuarto puesto del índice. Sobresale también respecto a la preocupación de las empresas por el cuidado ambiental, ocupando el séptimo puesto y en el sector servicios.

Por otro lado, el pilar que afecta negativamente, el de Facilitadores, se refiere a la carencia de un marco regulador y de mercado adecuado que promueva la competencia, la innovación y los negocios. Países como Bulgaria, Polonia, Portugal y Eslovaquia (todos ellos con menor PIB per cápita) ofrecen mejores condiciones de mercado y regulatorias. Suiza y Dinamarca puede que presenten las mejores prácticas en Europa.

El informe dice que en España existe una regulación más rígida en comparación con el resto de países a la hora de contratar trabajadores, ocupando el lugar 85 y compartiendo media con Luxemburgo, Panamá, Eslovenia, Bolivia, Brasil y Costa Rica. Este índice mide la dificultad de contratar a trabajadores de larga duración por los impuestos o la duración máxima acumulada de los contratos permanentes.

La relación entre el salario y la productividad del trabajador es otra de las cosas en las que tiene que trabajar España ya que ha conseguido una puntuación de 3,11 en una escala sobre 7.