Economía

El presidente de ADIF: «No tiene sentido un AVE con el número actual de pasajeros»

Ferre señala que «hay que echar mucha imaginación» para que las inversiones acometidas en los últimos años sean rentables

El presidente de ADIF, Gonzalo Ferre, durante su intervención ayer
El presidente de ADIF, Gonzalo Ferre, durante su intervención ayer - efe
l. m. ontoso - Madrid - Actualizado: Guardado en: Economía

Con un discurso directo e incisivo, el presidente de ADIF, Gonzalo Ferre, señaló este miércoles 8 de octubre que «hay que echar mucha imaginación» para que las inversiones llevadas a cabo por su sociedad pública «tengan la productividad que el contribuyente se merece». En este sentido, mencionó la menor ocupación de los trenes de alta velocidad españoles en comparación con la de los países de su entorno. Y remachó: «Lo que no tiene sentido es un AVE con 24 millones de pasajeros (la demanda actual). Ni tiene sentido ni es sostenible».

El presidente el operador ferroviario puso como ejemplo al resto de países europeos, con mayores índices de ocupación en los trenes de alta velocidad, como en el caso de Alemania (160 millones de viajeros) y Francia (120 millones). Además de la infraestructura ya construida, Ferre, durante su intervención en un desayuno organizado por Executive Forum, identifica como otro de los principales problemas la escasa congestión en el mercado español. «El ferrocarril necesita congestión, porque es lo que permite entrar en las ciudades a unas velocidades que no tienen otros medios de transporte», destacó.

Como posible solución, Ferre propuso «inventarse nuevas relaciones de Cercanías», uniendo distancias de entre 200 y 250 kilómetros con trenes de alta velocidad «en el mismo tiempo en el que ahora se hacen 50 o 60 kilómetros». El objetivo, explicó, es procurar un trasvase de «tráfico privado al público», logrando atraer la demanda presente en el transporte de carretera, con los coches con dos o menos ocupantes. Con este plan para impulsar el transporte en alta velocidad espera que la demanda se duplique hasta los 50 millones de pasajeros entre 2018 y 2019.

«No hemos tenido una política de transporte y ahora lo estamos intentando reconducir», sentenció Ferre e hizo un llamamiento para «no seguir invirtiendo de manera indiscriminada en todos los transportes, sino seleccionar aquellos que sean más eficientes para cada relación».

Toda la actualidad en portada

comentarios