El Banco Mundial evaluará qué autonomías ponen más trabas a la actividad empresarial
El Gobierno ya ha identificado 2.700 trabas regionales a los negocios - JUAN CARLOS SOLER

El Banco Mundial evaluará qué autonomías ponen más trabas a la actividad empresarial

Actualizado:

El Gobierno quiere favorecer al máximo la actividad empresarial en todo el país para que España gane competitividad. Y para ello ha puesto en marcha distintas iniciativa y medidas, como la ley de unidad de mercado, destinadas a romper con la actual fragmentación del mercado nacional que ha generado la avalancha de normas regionales y locales. Ahora, el Ejecutivo ha llegado a un acuerdo con el Banco Mundial por el cual este organismo evaluará las facilidades y trabas que cada comunidad pone a la hora de hacer negocios, según avanzó ayer el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz.

El Banco Mundial ya realiza un informe de este tipo por países, llamado «Doing Business», y en el que España, en su última edición, descendió al puesto 52 de 185 por las dificultades con las que aún se encuentran los empresarios en materia fiscal, apertura de nuevas empresas y permisos de construcción. La institución usa diez criterios para medir el clima empresarial de una nación: la facilidad para constituir una sociedad, obtener permisos, licencias y suministro eléctrico y crédito bancario, los trámites para el registro de propiedades, las medidas de protección a los inversores, el nivel de impuestos, el comercio exterior, el grado de cumpliento de contratos y la resolución de insolvencias.

El ente llevará a cabo ese mismo análisis autonomía por autonomía. El Banco Mundial comenzará su estudio este mismo mes y recopilará información durante unos seis meses, de forma que a principio del próximo ejercicio, según García-Legaz, se podrán hacer públicos los resultados obtenidos.

El Ejecutivo popular, de cara a la ley de unidad de mercado, que entre sus medidas más destacadas está la de permitir operar en todo el país con una única lincencia, ya indentificó unas 2.700 barreras legales y burocráticas de origen automómico o municipal, y que el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su última visita oficial al país, hace una semana, instó a «su pronta eliminación». Tres días después, el Consejo de Ministros dio luz verde a un nuevo código mercantil, que sustituye al de 1885 y compila toda la normativa y regulación sobre comercio ahora dispersa en numerosas leyes y que, según Moncloa, es «esencial para hacer efectiva la ley de unidad de mercado».