El vino español se revaloriza en el extranjero

Actualizado:

El vino español es bueno al paladar y asequible para el bolsillo. Y, además, España es ya el mayor productor mundial. Quizá por todo eso los caldos nacionales se venden tan bien fuera nuestras fronteras. Según cifras de la Agencia Tributaria, las ventas en el extranjero cayeron entre enero de este año y enero de 2012 un 6,8% en volumen, hasta los 1.873,3 millones de litros; ahora bien, el valor de esas ventas aumentó un 6,8%, a 2.634,2 millones de euros, lo que supone un cifra histórica y el doble que hace una década, según explicó ayer el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete. Y cerca del 60% en valor del vino exportado el año pasado correspondió a caldos con denominación de origen embotellado.

«El vino se ha convertido en uno de los capítulos más importantes del comercio exterior agroalimentario», señaló Cañete al clausurar la asamblea general de la Federación Española del Vino, durante la cual ofreció el apoyo gubernamental al sector. «Defenderemos que el vino tenga la misma consideración que otros alimentos en cuanto a la promoción en el mercado interior», prometió.

Para llegar a esos resultados, y según destacó el ministro, el sector ha hecho un esfuerzo «notable», dijo, por ofrecer información y promocionar la calidad de los vinos españoles en países terceros, sobre todo en los emergentes, «cuya población dispuesta a consumir crece con mucha rapidez». Por ejemplo, China. Además, la industria ha invertido desde 1986, año de entrada de España en la Unión Europea, 3.550 millones de euros en mejora la transformación y comercialización de su producto.

Hoy, y con esas cifras de exportaciones, el precio medio del vino del país se sitúa en 1,41 euros por litro. «Enero confirma la tendencia iniciada en agosto de 2013, caracterizada por una recuperación del volumen, estabilización de los aumentos en valor y precios medios a la baja», según valora el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv). Además,