Las mujeres, mejores inversoras a largo plazo que los hombres
Las mujeres son más prudentes y tienden a la diversificación a la hora de invertir - fotolia

Las mujeres, mejores inversoras a largo plazo que los hombres

Actualizado:

Los hombres y las mujeres son diferentes a la hora de tomar decisiones. Esa era la tesis del célebre libro «Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus», de John Gray. Una tesis que también es válida en el mundo concreto de las finanzas. Según un estudio de la asesora financiera AFS Finance Advisors EAFI, ambos géneros se comportan de forma diferente a la hora de invertir.

Aunque no se puede generalizar, la asesora señala que hay patrones de conducta que se repiten entre sus clientes según el género. Los hombres tienden a buscar rentabilidades más altas, asumen más riesgos y son más especulativos con algunas inversiones. Desde su perspectiva, tener mucho dinero en su cuenta corriente es un coste de oportunidad de obtener rentabilidad. Buscan resultados. También les cuesta más desprenderse de un activo en pérdidas. Suelen considerar que fue un error elegir tal activo. El estudio aporta un dato significativo: el 70% de los hombres no vende dicha inversión, frente al 30% de las mujeres.

Estos resultados del estudio tienen una explicación hormonal. Científicos de la Universidad de Cambridge, a los que cita el estudio, explicaron que «la testosterona puede ayudar en la concentración mental, pero niveles elevados probablemente conlleven un temperamento temerario». Es decir, una mayor propensión por el riesgo. La investigación que realizaron en el distrito financiero de Londres mostró que los agentes masculinos del mercado lograban mayores beneficios los días en los que sus niveles de testosterona estaban más altos. De ahí viene la frase que pronunció Christine Lagarde, directora gerente del FMI, en el documental sobre la crisis de 2008 «Inside Job»: «No es bueno que haya demasiada testosterona en una habitación cuando se toman decisiones».

En el otro lado, ADS Finance Advisors EAFI concluye que «las mujeres tienden a ser más conservadoras y prudentes a la hora de invertir. Son más partidarias de la diversificación y buscan asesoramiento especializado en mayor medida». Al preferir diversificar, las inversiones de las mujeres son menos volátiles. A corto plazo, ganan menos. Pero son más rentables a largo plazo.

La directora de AFS Finance Advisors EAFI, Ana Fernández, opina que hay factores ajenos al género que influyen. a la hora de invertir La procedencia de la riqueza, por ejemplo: no es lo mismo que provenga del ahorro que de una herencia. Pero, si se analiza solo el patrón antropológico, «en el que el hombre se ocupaba de la caza, es lógico pensar que los inversores hombres se sientan más atraídos por la inversión en acciones de compañías concretas». En cambio, la mujer, «con su perfil antropológico "recolector" -que hacía que tuviera que recolectar distintos alimentos para sus crías-, tiende a la diversificación y es más partidaria de los fondos de inversión o por inversiones en compañías que tienen un perfil más conservador».