La reforma fiscal bajará el IRPF a todos los contribuyentes ya el próximo año
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro - efe

La reforma fiscal bajará el IRPF a todos los contribuyentes ya el próximo año

En 2015 se reducirán los tipos mínimos del impuesto, y en 2016 y 2017 lo harán los medios y los máximos

Actualizado:

La rebaja de impuestos que prepara el Gobierno y que entrará en vigor en 2015 beneficiará a todos los contribuyentes en su primer año de aplicación, aunque serán las rentas más bajas y las familias con hijos y ascendientes a cargo, las más favorecidas.

Las exigencias para rebajar el déficit público obligarán al Ejecutivo a aplicar la reforma en varios ejercicios, de modo que el coste en 2015 se minimizará para que sea compatible con la reducción de los números rojos de las administraciones comprometida con Bruselas.

En concreto, según ha podido saber ABC, la rebaja del IRPF se aplicará a lo largo de 2015, 2016 y 2017. El próximo año se bajarán los tipos mínimos del tributo, mientras que los medios y altos tendrán que esperar a los ejercicios posteriores.

Eso significa que aunque no desaparece totalmente el recargo que aprobó el Ejecutivo de Mariano Rajoy al llegar a la Moncloa, en diciembre de 2011 todos los contribuyentes notarán ya en la nómina de enero de 2015 una ligera rebaja en sus retenciones.

Al ser progresiva la tarifa del IRPF, ya que los tipos aumentan a medida que lo hace el nivel de renta declarada, si se bajan los tipos máximos solo afectaría a los contribuyentes que más ganan, pero si se reducen los mínimos todos los ciudadanos, los de rentas bajas y los de altas, se benefician de ello.

El tipo mínimo actual, del 24,75%, se aplica a los primeros 17.707 euros de bases imponibles que declaran los contribuyentes, una vez descontados los mínimos personales y la reducción por rentas del trabajo. Y para los ingresos que van desde estos 17.707 euros hasta los 33.007 se tributa un 30%. En 2015 se reducirá el 24,75% y quizás, aunque la decisión todavía no esté tomada, también el 30%. Eso quiere decir que todos los contribuyentes pagarán menos por esa parte de sus rentas. Se mantendrán, sin embargo, los tipos de los tramos restantes, por lo que cuanto mayores sean los ingresos, menor será la rebaja fiscal.

Los tipos marginales del resto de tramos hasta llegar al más alto, que grava las rentas con bases imponibles mayores a 300.000 euros, se irán rebajando de manera paulatina en 2016 o 2017.

Además, como avanzó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dejarán de pagar el impuesto todos los ciudadanos con rentas inferiores a los 12.000 euros. Según estima Hacienda, de esta medida se beneficiarán unos 1,5 millones de contribuyentes. Además, se elevarán los mínimos por hijos, por ascendientes y por discapacitados a cargo. En todo caso, habrá que esperar al informe que el comité de expertos presentará la próxima semana para conocer más detalles de la reforma.