Mt.Gox se declara en quiebra tras anunciar la desaparición masiva de bitcoins
Mark Karpless ha pedido perdón inclinándose al modo nipón. - reuters

Mt.Gox se declara en quiebra tras anunciar la desaparición masiva de bitcoins

Actualizado:

La compañía de intercambio de bitcoins Mt.Gox, tras anunciar esta semana de manera misteriosa su cierre indefinido, se declaró hoy en quiebra y reveló la desaparición de una enorme cantidad de esta moneda virtual.

Mt.Gox, con sede en Tokio y considerada uno de los mayores mercados mundiales de bitcons con casi un millón de clientes, inició ante la justicia japonesa un proceso de quiebra que pone fin a una semana plagada de intensas especulaciones sobre la compañía y la divisa virtual.

Según reveló la casa de cambio de bitcoins, existe un desfase contable entre sus pasivos, 6.500 millones de yenes (unos 46,6 millones de euros), y sus activos, 3.840 millones de yenes (27,5 millones de euros).

El consejero delegado de Mt.Gox, el francés Mark Karpeles, quiso comparecer hoy ante las cámaras de televisión para pedir perdón inclinándose en varias ocasiones al modo nipón y asegurar en japonés que sentía mucho los problemas que ha causado a tanta gente.

El joven ejecutivo, un enamorado de la cultura japonesa que no llega a los 30 años, reveló además que la casa de intercambio detectó a principios de febrero la desaparición de 850.000 bitcoins que pusieron de manifiesto «la debilidad del sistema». De ellos, 750.000 pertenecían a sus clientes y el resto a la compañía, que ha cifrado su pérdida tras este «acceso irregular al sistema» en 11.400 millones de yenes (unos 81,6 millones de euros).

Karpeles dijo que tras consultar con expertos se plantea la posibilidad de presentar una demanda por este supuesto robo, aunque en realidad la divisa no cuenta con protección legal. El inicio del proceso de quiebra y el anuncio de la desaparición de bitcoins llega después de una semana en la que se dispararon las especulaciones en torno a la casa de cambio virtual y a este novedoso sistema de divisas.

El pasado miércoles la pagina web de Mt.Gox anunció, tras permanecer varias semanas inactiva, que había decidido cerrar todas sus transacciones «para proteger al sitio y a sus usuarios ante las recientes noticias y sus posibles repercusiones sobre las operaciones de Mt.Gox y sobre el mercado».

No hubo más explicaciones mientras continuaban los rumores de un robo a gran escala de bitcoins a la compañía y la divisa virtual vivía días de una enorme volatilidad. La suspensión de las transacciones en Mt.Gox el pasado día 10 provocó la caída del valor de la divisa virtual desde los 700 dólares hasta los 200, y actualmente se sitúa en torno a los 550 dólares.

Esta situación puso de manifiesto de manera preocupante la falta de regulación a nivel mundial de esta moneda creada en 2009 y que emplea una tecnología de usuario a usuario, y que opera sin necesidad de bancos y sin estar sometida a ninguna autoridad o banco central. De hecho, el reciente aumento de su popularidad, ha hecho que gobiernos y autoridades financieras de diversos países hayan pedido una mayor supervisión de la divisa y de las operaciones realizadas con ella en internet.

Japón, el país donde se encuentra domiciliada Mt.Gox a pesar de contar con muy pocos clientes nipones, ha tenido que hacer frente a esta novedosa situación y a lo más que ha llegado es a decir que «estudia el problema». En ese sentido, el ministro japonés de Finanzas, Taro Aso, reconoció hoy que su Gobierno no sabe «claramente» qué son los bitcoins y que tiene que estudiar este mercado.

Aso destacó además la dificultad de regular esta moneda virtual, ya que «no es lo que todo el mundo entiende por una divisa» y dijo que intuía desde tiempo que Japón iba a tener que hacer frente a esta situación pero que «ha sido antes de lo que esperaba».

En la actualidad el país asiático, igual que el resto del mundo, no cuenta con ninguna ley que regule los bitcoins y su estatus es muy ambiguo, por lo que el Gobierno tiene primero que decidir que misterio o agencia tendrá que hacer un seguimiento de las transacciones o las actividades ilícitas relacionadas con la moneda virtual