Economía

Guía para entender la subasta eléctrica

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la ha invalidado después de que Industria ordenara una investigación

luis p. arechederra - Actualizado: Guardado en: Economía

Este jueves se celebró la subasta trimestral que marca el precio de casi la mitad (un 44%) de la factura de la luz. Una subasta que ha sido examinada por la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), por orden del Gobierno, al que le suscita dudas el elevadísimo incremento que se produjo ayer, de un 25,6%, con un precio de 61,83 euros por megavatio/hora. Competencia ha observado finalmente manipulación y el resultado se ha invalidado.

¿Qué incluye el precio de la factura de la luz?

El recibo se compone de dos partes. Una recoge los costes regulados —aquellos que se consideran necesarios para suministrar la energía—. Estos son fijados por el Gobierno y suponen un 56% de la tarifa final. La parte liberalizada de la factura supone el 44% y se refiere a los costes de producir la energía.

¿Cómo se establecen los costes liberalizados?

El importe de estos costes se fija en una subasta trimestral llamada Cesur. La de ayer fijó el precio de la parte liberalizada (61,83 euros por megavatio/hora) para el primer trimestre de 2014. ¿Cómo funciona la subasta?

A la subasta acuden agentes financieros que negocian el precio de la energía con las empresas comercializadoras. Tiene un esquema descendente: se parte de un precio y, mientras baja, los agentes retiran oferta hasta que se iguala la oferta y la demanda. Entonces se fija el precio final.

¿Por qué ha fijado un precio tan alto esta vez?

Esta subasta viene marcada por los altos precios del mercado durante diciembre. Esto se ha producido por la poca generación eólica (falta de viento), por la parada de tres centrales nucleares y por el alto precio del gas (las empresas han vendido mucho gas en el extranjero). También ha influido la poca entrada de energía hidráulica, algo sorprendente por las grandes reservas de los embalses, a pesar de que haya llovido poco. Estos precios y la incertidumbre del sector han hecho que acudieran muy pocos vendedores. Ello hizo caer la oferta respecto a la demanda y elevó el precio.

¿Cómo se puede manipular la subasta?

Las empresas pueden condicionar el precio retirando oferta: reteniendo agua, parando centrales, pactando precios. Al disminuir al oferta, sube el precio. Esto les podría interesar porque el precio final de la subasta es referencia para el mercado libre.

Toda la actualidad en portada

comentarios