La crisis dispara la transformación de locales en pisos para facilitar su venta
Los locales comerciales pueden convertirse en atractivos loft - abc

La crisis dispara la transformación de locales en pisos para facilitar su venta

Los expertos de pisos.com aconsejan comprobar que los locales comerciales se puedan convertir legalmente en una casa y que la inversión en la obra no encarezca demasiado el precio

Actualizado:

La crisis ha causado un aluvión de quiebras empresariales. Al menos en los tres últimos años se han cerrado 12.000 establecimientos en España, entre locales de ocio nocturno, hoteles, restaurantes, cafeterías y bares, según los datos del Anuario Nielsen 2012, retrocediendo a niveles de 1997… algo lógico con 5,9 millones personas en el país sin trabajo. La venta de locales comerciales en los bajos de los edificios está a la orden del día, y no son pocas las franquicias o los empresarios asiáticos que están aprovechando para comprarlos.

Como explican los expertos de pisos.com, actualmente, no son pocos los propietarios que deciden convertir este tipo de inmueble comercial en vivienda para poder venderla o alquilarla mejor o incluso para vivir. Aunque desde ViviendaDigna.org reconocen que es una opción asequible hoy en día también recuerdan sus inconvenientes: «Los bajos exteriores suelen ser ruidosos y ofrecer menos intimidad, además, no suelen contar con mucha luz natural». Por su parte, Laura Núñez, arquitecta y fundadora de PlanReforma.com, asegura que «la idea de comprar un local para convertirlo en un piso puede ser una buena inversión a nivel particular, ya que el precio de un local es más económico».

Solo cuando es más barato transformarlo

Aunque en la mayoría de los casos, los locales comerciales tendrán un precio mucho más asequible que una casa, es conveniente comprobar que tras las obras de reforma del inmueble nos habrá salido más barato que comprar una vivienda directamente. «Si antes de la crisis los locales prácticamente conseguían mantener el mismo precio que una vivienda, solo pensando que se podría rehabilitar, actualmente no es así», asegura Núñez. Pero, es importante hacer números.

José acaba de comprar un local comercial por 142.000 euros de 87 m² y un baño, en la calle Casino, a cinco minutos andando del barrio madrileño de Lavapiés. Preguntando a un arquitecto, la reforma integral para transformarlo en casa costaría aproximadamente 28.300 euros. Si comprar un piso por la misma zona cuesta más 170.000 euros, José estaría haciendo una buena inversión adquiriendo y reformando el local. Una vez que se esté convencido de la compra, se deberá cerrar definitivamente un proyecto de obra con el arquitecto, después de que éste haya hecho previamente un estudio de viabilidad del inmueble. … y aquí llega uno de los verdaderos problemas: saber si dicho local puede convertirse legalmente. «Hay que tener cuidado, porque a veces los locales que están más baratos son precisamente aquellos que no se pueden transformar en vivienda», señala Núñez.

Pasos para convertirlo

Para hacer los trámites se debe realizar previamente varios pasos:

1) Estatutos de la Comunidad de Propietarios:

Aunque la vivienda esté preparada, el resto de propietarios del edificio también tiene mucho que decir en esto. Antes de empezar cualquier obra, hay que acudir al Registro de la Propiedad y pedir los estatutos de la Comunidad de Propietarios donde se reflejará si efectivamente está prohibido o no convertir un local del edificio o urbanización en vivienda. Si no está así establecido, el Tribunal Supremo da plena libertad al usuario para cambiar el uso de local a vivienda a su antojo.

2) Normativa urbanística del Ayuntamiento municipal:

Hay que tener en cuenta que este local transformado se establecería como una nueva vivienda y ésta debe cumplir con la normativa urbanística del Ayuntamiento del municipio. Por tanto, se debe acudir al Consistorio y preguntar los requisitos indispensables y los trámites necesarios para hacer este cambio. “Algunas de las trabas más comunes es que la normativa urbanística establece qué número de pisos debe haber por hectárea del terreno, por eso, se debe saber si en ese edificio se han construido el número máximo de viviendas permitido o no”, explica la fundadora de PlanReforma.com. «Hay barrios que permiten una mayor densidad de vivienda que otros», añade. Si no existe este problema, el trámite más común será solicitar un cambio de uso del inmueble. Una vez acabadas las obras también se deberá pedir y pagar la licencia de primera ocupación, o lo que es lo mismo, la cédula de habitabilidad.

3) Código Técnico de Edificación (CTE):

Otra de las cosas con las que debe cumplir la casa es con el Código Técnico de Edificación (CTE), sobre todo, en lo que se refiere a las condiciones de salubridad y de accesibilidad. Por ejemplo, uno de los problemas más comunes es que el local no tenga salida de humos, algo indispensable para convertirlo en vivienda. Si en los estatutos de la Comunidad no hay ningún impedimento, se deberá solicitar a los vecinos la instalación de la salida de humos además de pagar las obras.

Hazte un loft

Tras estos tres pasos, ya se podrá para contactar con el arquitecto y acordar que lleve a cabo la reforma integral. Una idea que está muy de moda es convertir la oficina en un loft. «Normalmente, el problema que tienen los locales es que son espacios alargados que solo tienen entrada de luz por la fachada quedando las zonas centrales poco iluminadas», señala la arquitecta Laura Núñez, «al hacerlo loft consigues que la luz de adelante y atrás llegue a las zonas interiores. En resumen, es más económico porque tiene menos paredes y es más fácil acondicionar las instalaciones», continúa. La idea de aprovechar un local para venderlo como casa o incluso vivir en él puede salir más rentable que haciendo la operación de compraventa de toda la vida. Lo más importante es pensarlo bien y calcular qué es lo más ventajoso.