El contrato británico de cero horas, ¿flexibilidad que roza la esclavitud?
Este tipo de contratos abunda entre los trabajadores de restaurantes de comida rápida - afp

El contrato británico de cero horas, ¿flexibilidad que roza la esclavitud?

Exige al asalariado estar disponible las 24 horas pero no al empleador que le de trabajo, y es considerado abusivo por los expertos

Actualizado:

El pasado miércoles la filial británica de McDonald's admitía que el 90% de su personal (unas 82.000 personas) estaba contratado bajo la modalidad de «cero horas», una figura laboral inexistente en España que no le garantiza el salario, —ya que no le asegura una carga de trabajo mínima— pero sin embargo exige al trabajador estar disponible las 24 horas del día y, por tanto, no le permite tener otro puesto de trabajo. Además, el sueldo de estos trabajadores también es menor al de la media: 236 libras (270 euros), lejos de los 557 de la media británica.

El anuncio, que llegó después de que el rotativo británico «The Guardian» hiciera pública la información el lunes, arroja aún más gasolina sobre un incendio que cada vez arde con más fuerza debido a que la crisis ha traído como consecuencia un aumento desproporcionado de este tipo de contratos. Según un informe publicado esta misma semana por el prestigioso Chartered Institute of Personnel and Development (Instituto de Personal y Desarrollo, CIPD por sus siglas en inglés), más de un millón de británicos tienen contratos de cero horas, muchos más de los 250.000 reconocidos por la Oficina Nacional de Estadística (ONS) británica. De ellos, un 14% denuncia que su empleador a menudo no le da la suficiente carga de trabajo, lo cual les impide obtener los ingresos necesarios.

Este tipo de contratos no está circunscrito al sector de las empresas de comida rápida, aunque según los datos del CIPD es dónde más abunda. En un país donde el 19% de los empleadores reconoce tener personal contratado bajo este tipo de figura laboral, los contratos a cero horas pueden encontrarse desde en el sector del ocio, hasta el educativo, desde el Palacio de Buckingham —que este verano ha contratado a 450 trabajadores así— hasta los hospitales, pasando por cadenas de tiendas de ropa deportiva como Sports Direct.

Para padres o estudiantes

El argumento que emplean los que defienden este tipo de contratación es la extrema flexibilidad laboral que permite. «La mayoría de nuestros empleados son padres o estudiantes que buscan flexibilidad, poder compatibilizar su trabajo con el estudio o el cuidado de los niños», afirmaba una portavoz de McDonald's consultada por «The Guardian».

«Los contratos de cero horas, si se utilizan adecuadamente, garantizan la flexibilidad a empleadores y empleados y jugar un papel muy importante en la creación de oportunidades laborales», afirma el consejero delegado de CIPD. «Sin embargo, para muchos esto podría suponer un inconveniente, ya que necesitan certidumbre en su trabajo e ingresos. Necesitamos asegurarnos de dar el apoyo adecuado a los trabajadores y de que sus derechos no queden comprometidos», añade.

«Una queja del trabajador llevaría a la pérdida de horas»No obstante, los expertos afirman que estos derechos no siempre son respetados. Según Vidhya Alakeson, directora general adjunta del «Think Tank» Resolution Foundation. «Cuando las horas de trabajo son ofrecidas como recompensa o como castigo, los trabajadores son incapaces de ejercitar sus derechos más básicos, como vacaciones o bajas por enfermedad. Una queja llevaría a una pérdida de horas de trabajo, rehusar trabajar un día, a la pérdida del trabajo», escribía en su blog.

La polémica ha hecho reaccionar al propio gobierno, que ya ha prometido, por boca del secretario de Estado de Comercio e Industria Vince Cable, que los reformará según recoge «The Independent». Sin embargo, el Ejecutivo británico se apresuró a negar, ante las críticas de algunos empresarios —en especial, del Instituto de Directivos, que representa a 38.000 altos cargos empresariales y que afirmó que sin este tipo de contratos que garantizan la flexibilidad laboral «el Reino Unido se encontraría en la misma situación que Italia o España»— que fueran a desaparecer. «Deben seguir usándose, pero de la forma adecuada», afirmó el ministro de Hacienda George Osborn.