José María Peláez: «Las pequeñas empresas pagan más impuestos que las grandes»
José María Peláez - abc

José María Peláez: «Las pequeñas empresas pagan más impuestos que las grandes»

Actualizado:

José María Peláez, miembro y antiguo presidente de la Organización de Inspectores de Hacienda, comenta a ABC sus impresiones ante una posible reforma fiscal que algunos expertos consideran clave para la recuperación.

-¿Cuán importante sería una reforma fiscal para crecer?¿Qué reformas debería incluir de manera urgente?

-Estamos en una crisis de déficit en la que los ingresos se han demostrado totalmente insuficientes, para ello sí que es imprescindible una reforma. Tres opciones, una sería la subida de impuestos, pero, toda subida de impuestos, directos indirectos, ahondaría la recesión. Segunda, lucha contra el fraude fiscal, la economía sumergida supera el 20%, además habría que añadirle el problema de tributación de las multinacionales; con ello, se podrían recuperar cuantías muy elevadas. Y, tercera, las medidas tratadas por el G20, OCDE, referidas a la transparencia en cuanto al intercambio de información Sin embargo, lo negativo de estas iniciativas tan «rimbombantes» es que suelen caer en saco roto puesto que ya trataron esto en 2008-09, han pasado 4 años y la situación no ha cambiado. En resumidas cuentas, la primera medida descartable, la segunda sí, imprescindible, e, igualmente la tercera sobre transparencia.

-Para atajar el problema de las multinacionales, ¿el sistema tributario español consta de los medios suficientes?¿Cómo se ve frente a nuestros vecinos?

-Todos los estudios, documentos nuestros, muestran que los medios de los que dispone la agencia tributaria española son muy inferiores. En Italia, Reino Unido, Francia, duplican e incluso, triplican los medios para atajar el fraude. En los últimos años, Hacienda pública no se ha salvado de los recortes, si ahora como consecuencia de la crisis esto se va agravar, por tanto, si se pretende acabar con el fraude fiscal reduciendo la plantilla y al mismo tiempo pretender acabar con el problema del déficit...son actitudes contradictorias.

Voluntad política y fraude fiscal

-¿Es una razón política?

-Esto no solo ocurre con el actual gobierno sino con todos desde la llegada de la democracia. No hay voluntad política para acabar con el fraude fiscal, o reducirlo sustancialmente, aún así, no hay país sin fraude, no obstante, en Alemania o Francia, este ronda por el 10-12 del PIB y aquí es el 20. Con medidas como las anteriores, ese dato, por supuesto, se reduciría bastante, repercutiría en mayores ingresos y, por consecuencia, en mejorar el déficit.

-¿Habría presiones de Bruselas?

-Con Bruselas ocurre como con el G20 o la OCDE, a raíz de las reuniones que ha tenido hace poco Ecofin, llevamos un año asistiendo a declaraciones para acabar con el fraude. Habrá que ver hasta que punto suponen un cambio en la práctica, hay una serie de medidas que los expertos consideran imprescindibles para luchar contra el fraude o contra las corruptelas de las multinacionales para no pagar impuestos: intercambio de información entre países que sea automático, declarado por la UE y OCDE, es decir, un modelo estándar actual que consiste en un intercambio entre países pero a petición personalizada y justificándola.

-¿Una Fatca (la ley de cumplimiento fiscal de cuentas en el extranjero de EE.UU.) a la europea?

-Sí, en efecto, pero, no solo en cuestiones bancarias, sino respecto a todo tipo de información.ersonalizada y justificando la petición. A razón: intercambio obligatorio de información, obligar a todas las multinacionales a declarar sus actividades en cada país y acabar con los paraísos fiscales. Pero nos mantenemos en el escepticismo tras las numerosas ocasiones en las que tanto OCDE o G20 se han decantado por un cambio y al final, nada.

-España se situaría por debajo de la media en presión fiscal, ¿cómo recomienda cambiar esto?

-En el entorno en el que estamos, con la cifra del fraude fiscal y de falta de ingresos en tributaciones de las multinacionales, las medidas sobre la presión fiscal estarían dirigidas frente a estas situaciones de economía sumergida, de erosión y cuota tributaria.

-¿Y las deducciones, para muchos, exageradas?

-En este caso, no estaríamos hablando de fraude, sino de situación incorrecta sobre todo en el impuesto de sociedades, del tipo efectivo, nominal, de las grandes empresas que viene a situarse en el 18% mientras las Pymes en torno al 22-23. En España se da que las pymes pagan más en este impuesto que las grandes empresas. El impuesto, por tanto, reclama a voz en grito una reforma en profundidad.

- ¿Listas como la «Falciani» o «Lagarde» han servido de aviso a navegantes para defraudadores?

-Esto ha generado mucha intranquilidad, claro que sí. Podemos hablar de un aspecto negativo y otro positivo. En España, la amnistía fiscal ha supuesto un mazazo, puesto que, tarde o temprano, a pesar de estar en una lista, vas a tener una amnistía para poder regularizar. Habría que seguir el modelo de EE.UU que tiene regulado el pago a aquéllos que aporten información en cuanto a evasión fiscal.