Economía

Las compras de lujo, el petróleo del turismo que viene de fuera

Value Retail, empresa que opera Las Rozas Village y La Roca Village, no deja de crecer por el tirón de los clientes rusos, chinos y árabes

l. p. a. - Actualizado: Guardado en: Economía

Como un oasis en el desierto de la crisis económica, el turismo de compras es un elemento atípico dentro de la depresión que vive la economía española. Los centros comerciales y «outlets» de las afueras de las grandes ciudades no han dejado de tener visitantes. Y muchos de ellos vienen de lejos. El mejor ejemplo es la empresa Value Retail, compañía que gestiona nueve «outlets» en Europa, dos de ellos situados en España: Las Rozas Village, en Madrid; y La Roca Village, en Barcelona. La colección de estos nueve centros comerciales, especializados en la venta de «stock» de grandes marcas, muchas de ellas de lujo, lleva 28 semestres consecutivos, desde 2006, con una tasa de crecimiento de dos dígitos en las compras libres de impuestos.

Esta situación llama más la atención en España que en otros países, ya que la crisis ha golpeado más fuerte. Marcelo Molinari, director de turismo de Value Retail, explica que estos centros «generan un gran retorno económico» para las marcas, que no darían salida a esas prendas de otra manera. Y que estas ventas son una forma de enganchar a nuevos compradores de productos de lujo. Según Molinari, del 85% de visitantes entrevistados, el 30% era la primera vez que compraba un producto de lujo. «Son compradores que luego acuden a la tienda original y pagan el precio completo», explica.

Los datos lo confirman: el crecimiento en ventas libres de impuestos, en Las Rozas Village, ha sido de un 37% en 2012, y de un 56% en La Roca Village. Tuvieron más de cuatro y tres millones de visitantes, respectivamente, en 2012.

La procedencia de los clientes es lo que sí está cambiando con la crisis. Aunque la presencia del consumidor local se mantiene estable (atraído por los precios en oferta), la llegada de turistas no deja de crecer. En el «outlet» de Madrid, el 23% de los visitantes fueron turistas en 2012, y la mitad de ellos, no europeos. En el de Barcelona, el 63% fueron turistas, el 95% de ellos internacionales. Las nacionalidades de procedencia que más han crecido son la china y la rusa. Son clientes que tienden a hacer un gasto anual que ronda los 300 euros, más que los europeos.

Esta realidad ha hecho que la compañía se convierta en una especie de operador turístico. Value Retail es la única empresa de retail que forma parte de la Organización Mundial del Turismo (OMT). Y ha firmado acuerdos con instituciones, ministerios, agencias, para desarrollar proyectos que promuevan la imagen de Madrid y Barcelona a lo largo del mundo. Tiene 193 acuerdos con compañías del sector y acuerdos con 6 compañías aéreas: Etihad, Aeroflot, Air France, KLM, Continental y United Airlines. Además de alianzas con E-Dreams, Iberia o Alitalia y con operadores mundiales para atraer el turismo de sus países, como Caissa en China o Incentivare en Brasil.

«Entre el 9 de abril y el 9 de junio, por ejemplo, Singapur está forrado con imágenes de Madrid y Barcelona y de la empresa», afirma el director de turismo de Value Retail en España. Campañas que han llegado a Brasil, Rusia o Indonesia, entre otros lugares. Para los compradores de estas regiones, España es un lugar exótico. Y les gusta la relación calidad/precio, la seguridad del país y las buenas conexiones en transporte.

«Las compras pueden ser el petróleo del turismo», asegura Molinari. Y es que según una encuesta de la Oficina Española de Turismo (OET), el 73% de los chinos e indios que visitan nuestro país lo hacen para hacer compras. «Nuestro objetivo es que el visitante no solo compre, sino que viva una experiencia», añade. Para garantizar esto, Value Retail cuida los detalles y forma a sus empleados en el trato a las diversas nacionalidades. Como explica el director de turismo, hay diferencias: «los chinos viajan siempre en grupos, compran muchos regalos y son muy marquistas; los rusos son más individualistas, quieren ser atendidos personalmente y son muy ostentosos». Características que es importante conocer para atraer y fidelizar a estos clientes. «A los rusos les ofrecemos champán; a los chinos, agua o té», dice el representante de Value Retail.

El impacto económico de este tipo de turista es muy alto. En una semana, cuenta Molinari, se gastan cuatro veces más que un alemán. Un motor, en definitiva, que ya ha dejado 1.777 empleos en Madrid y 917, en Barcelona, y que no quiere dejar de crecer.

Toda la actualidad en portada

comentarios