El primer avión A400M para Francia se estrena con éxito
abc

El primer avión A400M para Francia se estrena con éxito

Actualizado:

Buenas noticias para la industria aeronaútica europea y, por extensión, para la española. El primer avión militar europeo del nuevo modelo A400M con un destino comercial (no de ensayos) ha realizado satisfactoriamente su primer vuelo, según informó el fabricante, Airbus Military. Este aparato será suministrado a su cliente —la Fuerza Aérea Francesa— en el segundo trimestre de este año y con este hito arrancará el plan de entregas a los países compradores previsto. La entrega a Francia se producirá conun leve retraso sobre el calendario previsto inicialmente, que fijaba este momento en el último trimestre de 2012 ó el primero de 2013.

A lo largo de este año, Airbus Military enviará cuatro de estos aviones A440M, destinados a fines militares y de ayuda humanitaria, a dos países receptores: tres de ellos a Francia y uno a Turquía.El bautizo aéreo de este primer A400M que llevará bandera gala duró cinco horas y 42 minutos. El piloto confirmó que el vuelo había sido «muy fluido» y había colmado todas las expectativas. El aparato despegó desde las instalaciones de Airbus Military junto al aeropuerto de San Pablo en Sevilla, donde se encuentra la línea de montaje final de este nuevo modelo europeo, cuya producción en serie ya está en marcha.

La cartera de pedidos del A400M totaliza en la actualidad 174 aparatos, de los que 27 son para la Fuerza Aérea española, que recibirá el primero a finales del año 2015. De esta cartera, 170 aviones han sido comprados por los siete países europeos promotores del programa A400M (Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo, Turquía, Reino unido y España) y cuatro por Malasia.

Según estimó el fabricante europeo de aviones, el A400M generará en torno a mil puestos de trabajo cuando la cadena de producción, incluidas las empresas subcontratistas, marche a pleno rendimiento, a finales del año 2015. Para entonces está previsto que salgan tres aparatos al mes de la línea de montaje final situada junto al aeropuerto hispalense, donde también se encuentra el centro de entregas a clientes.

La primera entrega comercial despeja el horizonte de este ambicioso programa europeo, que ha acumulado hasta tres años de retraso por problemas tanto de financiación como técnicos, dada la compeljidad, especialmente, de sus motores turbohélice.