Los Ultime «Macif» y «Actual» se cruzan a la altura de Rio de Janeiro

Ambos dan la vuelta al mundo a vela en solitario, «Macif» va camino de un nuevo récord dirección este, y «Actual Ultime» apunta hacia Hornos a por el récord dirección oeste.

Vigo (Pontevedra)Actualizado:

Dos vueltas al mundo a vela en solitario con diferentes planteamientos, «Macif» está a punto de establecer un nuevo registro sobre la ruta tradicional del “este” -con inicio y final en Ouessant (Francia), dejando por babor los cabos de Buena Esperanza, Leeuwin y Hornos-; y «Actual Ultim» ha tomado la ruta dirección “oeste” con inicio y final en la bahía de Quiberon, dejando los mismos cabos, pero por la banda de estribor.

Ambos en aguas del océano Atlántico, en el hemisferio sur, «Macif» navega dirección norte cuando le quedan 4.788 millas para llegar a Ouessant (28°19.57'S - 028°42.04'W), con una ventaja de 1.695 millas respecto al actual récord tras 32 días y 23 horas de vuelta al mundo. Y «Actual Ultime» lleva rumbo sur (25°03.75'S - 039°19.35'W), con una ventaja de 2.042 millas tras 12 días y 16 horas, y le faltan 19.850 millas por navegar.

Dos maxi trimaranes de misma eslora, pero botados en años diferentes -uno en 2007 y el otro en 2015-, con grandes diferencias técnicas y de diseño, que prácticamente se cruzaran cuando navegan cerca de las costas de Brasil. «Actual Ultime» se encuentra a 300 millas al este de Rio de Janeiro; y tiene a 500 millas más al este al «Macif».

François Gabart ya acusa la fatiga: “Esta ahí, no la ves, pero sientes su presencia… tus movimientos se hacen más lentos, el razonamiento es más confuso, los gestos son más torpes, las emociones son más profundas…, el dolor que tira de los músculos, atenazando las manos…”; es el declive natural de un marino que lleva 32 días de navegación a vela vuelta al mundo en solitario a bordo de un maxi trimarán, y que le llevará meses de recuperación cuando llegue a tierra. Es la otra cara de la moneda, el sufrimiento que no se ve, que tan solo el que lo padece lo siento; y que solo se mitiga con la adrenalina que fluye por su cuerpo desde sus neuronas excitadas por establecer el tan deseado récord.

En el otro extremo vital se encuentra Yves le Blevec, todavía fresco después de 12 días de iniciar su ruta oceánica con el «Actual Ultime»: “Esta gris, no es lo peor, la temperatura es soportable, el mar no es muy fuerte. Vamos a tener un viento más fuerte hacia el sur, que es lo que vine a buscar. La dificultad es siempre saber dónde colocar el cursor: ir rápido pero siempre seguro…”.