Jaume Soler Alberti - Tripulante 18

Llega la hora de la verdad

El solo hecho de contratar a los entrenadores por días, ya da la sensación que no estamos ante una federación potente

Jaume Soler Alberti
Jerez (Cádiz)Actualizado:

Estamos en uno de los momentos clave del año, cuando llegan el grueso de regatas olímpicas y donde hay que empezar a dar el callo de cara a los Mundiales y Europeos, que llegarán en la segunda parte del año.

En el primer tramo del año los resultados no han sido los deseados, con un equipo pre-olímpico desarmado y sin una dirección demasiado clara, entre otras cosas porque buena parte de los entrenadores lo hacen de forma interina, es decir cobrando por días, lo cual es imposible que de estabilidad ni a los técnicos ni a los deportistas.

En la Christmas Race, primera regata del año con un nivel internacional importante, no hubo ni una sola victoria española. Sintomático. Se podría achacar a que era la primera del año, pero en realidad es la primera del año para todos los países. Lo más grave del caso es que habiendo equipos de nivel, la mitad del equipo español ni se acercó por Palamós.

En la siguiente, la de World Cup Series de Miami, se vendió a bombo y platillo, y patapam, otra regata internacional con tripulaciones de nivel, y otra vez sin victoria española en ninguna clase, tan solo un podio en 49er, y lo más preocupante, muchas de las tripulaciones que deberían estar luchando, ya no digo por la victoria, sino por estar en algún peldaño del cajón, o bien se clasificaron para la Medal Race sin opciones a nada o lo más grave, que ni acabaron entre los diez primeros.

Ahora vienen otras regatas internacionales como la de Cádiz la próxima semana y sobretodo la que marcará realmente donde estamos con respecto a los mejores del mundo, el Trofeo Princesa Sofía. En la edición de 2017 tan solo una victoria española, la de Fernando Echávarri y Tara Pacheco en Nacra 17. Este año será una nueva prueba de fuego para todos, pero los resultados previos no están invitando precisamente al optimismo.

A mitad de ciclo olímpico, como es el caso, ya que los Juegos de Tokio serán en 2020, ya se tiene que empezar a ver alguna cosa, y las excusas cada vez valen menos.

Que hay tripulaciones que prometen. Sin duda. Los veteranos están ahí, pero las nuevas generaciones son las que deben demostrar si pueden. Talento hay, ahora bien, medios materiales y técnicos por parte de quién se los tiene que facilitar, que no es otra que la federación, de esto ya tengo mis dudas. Por ejemplo, el solo hecho de contratar a los entrenadores por días, ya da la sensación que no estamos ante una federación potente. Un técnico tiene que poder estar cien por cien disponible durante la campaña olímpica, ya que si no esto crea inseguridad ya no solo a él, sino a los deportistas, y esto ya es algo más grave.

La Carnaval Race será el siguiente paso en febrero, el Trofeo Sofía la continuación en marzo y la World Cup de Hyères en Francia en abril.

Al final los resultados ponen a todo el mundo en su sitio. Son como el algodón; no engañan.

Jaume Soler AlbertiJaume Soler Alberti