José Luis Suevos - Ganando barlovento

Lealtad y dignidad

Mucho pitido al Rey y al himno, pero luego celebran el triunfo como si hubieran ganado la champions

José Luis Suevos
MadridActualizado:

Lo que está pasando en España desde hace 15 años no tiene nombre. Villar, ex presidente de la Federación, amenaza al Gobierno con mandarlos al infierno. Los independentistas del Barça deciden que su equipo seguirá jugando en la Liga española aunque logren la independencia. Pitan a nuestro Rey y pisan nuestra bandera y no pasa nada. Es imperdonable, mafioso y traicionero, entre otros adjetivos, la actuación de la Junta Directiva del Barcelona. En vez de sosegar los ánimos, o simplemente, ignorar los acontecimientos políticos, se ponen a arengar a sus socios y simpatizantes para que ejerzan su «libertad de expresión» durante la final de la Copa del Rey celebrada en el Metropolitano. ¿Esto no es delito? Creo que puede ser incitación al odio, y lo que es más grave, incitación al odio a España.

El Barcelona, mientras esté inscrito en la Liga del Fútbol Profesional es un club español, que tiene la obligación de jugar las competiciones oficiales de España. Por ello y como están sujetos a las reglas del fútbol español no es de recibo que en una final de la Copa del Rey, sus aficionados piten nuestro himno. La legislación española es muy permisiva con este tipo de acciones cobardes y provocativas. En Francia ya habría habido una sanción ejemplar, y no digo en Estados Unidos...

Si la Ley española es permisiva, quizás debería tomar cartas en el asunto la Liga de Fútbol Profesional o la Real Federación Española de Fútbol en cuanto a dictar algunas leyes que castiguen la política en el fútbol. Estos días hemos asistido con la boca abierta a la pasividad del Consejo Superior de Deportes, de la Federación Española y de la Liga, aunque el presidente de esta última alzó un poco la voz en la víspera del partido entre el Sevilla y el Barcelona.

Gracias a la Policía Nacional, que cacheó a todos los aficionados que iban a entrar en el Metropolitano, se pudo evitar que se exhibieran símbolos con leyendas independentistas, eso sí, la Estelada la dejaron pasar.

Nos preguntamos los millones de españoles qué hacen el Gobierno de Rajoy, el CSD de José Ramón Lete y el COE de Alejandro Blanco (de coctel en coctel).

El Rey Felipe volvió a ser pitado por un amplio sector del campo y el himno, aunque la afición del Sevilla le «echó huevos» y cantó más alto el «lolololo» del himno, no evitó que se escucharan los pitos al Rey, al himno y a España. Llevamos unos años (los que ha jugado el Barcelona la final) en que el ridículo que hacemos en el mundo es inenarrable. Nadie hace nada no vaya a ser que algún cabestro independentista se sienta ofendido. Nadie toma las riendas para legislar sobre nuestros símbolos, y es que lo que parece es que nuestros gobernantes no tienen claro qué país gobiernan.

¿Saben cuántos millones de españoles han dado su vida por España y su bandera? Ellos y sus familias exigen una solución.

José Luis SuevosJosé Luis Suevos