Pedro Sardina - Virando por estribor

Isabelita que estás en los cielos

Ha fallecido nuestra "seño", Isabel Genís, mucho más que una comunicadora

Pedro Sardina
MadridActualizado:

Llegaste a nuestras vidas en los prolegómenos de la 32 Copa América de la mano de un tal "Bonnefous", momento álgido de la vela en España. Allí te disfrutamos como la gran "seño" que eras, poniéndonos a cada uno en nuestro sitio. Viajamos de tu mano a los Actos que antecedieron a esa maravillosa Copa, de la que creo no se volverá a disputar ninguna igual. Allí, en Valencia, todos fuimos cómplices tuyos. Nos sacabas de los atolladeros que provocábamos con el tal "bonnefous", Hutchinson e, incluso, el propio Bertarelli. Nos regañabas con gracia, pero nos regañabas. Eras para alguno/as una madre, para otro/as una hermana y para la gran mayoría un espejo en el que mirarse. Una enciclopedia de las realciones públicas y un libro abierto de la comunicación.

Tu frase, tu gran frase era: "La realidad de mi vida es que no sé qué pasará al día siguiente". Y que cierta es esa frase. Recuerdo el primer viaje al que fuimos casi todos los periodistas españoles que, por aquel entonces, intentábamos desvelar lo que era la Copa América. Fue a Marsella. Allí, en un infecto barco acondicionado como improvisada sala de prensa nos regalaste la camiseta que pone: "No hay segundo". Recuerdo que en tu discursito de bienvenida nos dijiste algo así como: "Tomad esta camiseta y si no sois capaces de sudarla, me la devolvéis".

Antes de eso debo contar, por si alguien no lo sabe, que aunque te sentías catalana de Palafuguel, naciste en los "madriles" y que llegaste a la vela de carambola porque lo que a ti lo que te "ponía" era el Parlamento Europeo. De la mano de Bertrand Pacé, patrón del Sindicato francés "Le Défi" naciste como "nauta" en tu condición de jefa de prensa del equipo; también estuviste implicada en aquella sonora salida desde Barcelona de The Race, en el jubileo de la Copa en la Isla de Wight... la Transat, Louis Vuitton, hasta que llegaste a ACM como responsable de la sala de prensa de la Copa América 2007.

Tras eso, algo de Volvo Ocean Race, la genuina MedCup y entre medias, más Copas América, las Barcelona World Race... en fin... ¿Qué puedo decirte? Has vivido con nosotros los mejores años de nuestras vidas como profesionales. Te acabas de ir y ya te echamos de menos, y es que, Isabel, eras mucha Isabel. Te sentíamos como nuestra, a pesar de la bola que les dabas a los "malditos" guiris, pero sí, eras nuestra y así lo demostrabas en cada evento en el que estabas implicada. Ahora estoy seguro de que seguirás con nosotros de otra manera, pero seguirás enderezándonos y marcándonos el camino. Así lo deseamos todos los que de una u otra forma te hemos admirado y querido. Descansa en paz, Isabelita.

Pedro SardinaPedro Sardina