Nicolás Terry Martínez - Fuerza 11

Los grandes olvidados

Los regatistas que apuestan por la vela oceánica no cuentan con ningún agasajo de la FEV

Nicolás Terry Martínez
El Puerto de Santa María (Cádiz)Actualizado:

Se me ponen los pelos de punta cuando veo el recibimiento que se le da a los deportistas españoles cuando regresan de sus gestas, (véase Carlos Sainz o a los medallistas en los Juegos de Invierno de Corea).

Hace unos días, sin ir más lejos, vi con nostalgia como una gran cantidad de fans celebraban la victoria de la selección española de rugby al vencer a Rumanía. ¿Todo esto a qué viene? A que pocos medios de comunicación se acuerdan o resaltan la pléyade de grandes deportistas españoles enrolados en barcos oceánicos que pululan por el mundo y que aquí nadie les hace ni caso.

Los primeros en obviarlos son en la FEV, que aunque nadie lo crea también incluye como miembros de esta federación a este tipo de tripulantes que a bordo de los principales proyectos oceánicos a nivel mundial, sean o no españoles sus armadores, se merecen el mismo reconocimiento que los que si los tienen.

Carlos Hernández y Oliver Herrera llevan muchos a años a bordo del «Maserati», primero en el Vo 70 y ahora en el Multi 70, y que a pesar de haber inscrito su nombre en la peana de récords tan importantes como la Ruta del Oro, Ruta del Descubrimiento y ahora Ruta del Té, desde la FEV, que es la que tiene que velar por ellos, no le escriben ni una simple nota y deben ser los gabinetes de prensa contratados por las marcas los que difundan y presuman de la presencia de españoles en casi todos los grandes proyectos de la vela oceánica.

Si en el «Mapfre» están unos cuantos españoles dando la vuelta al mundo en regata, también es español Chuny Bermúdez, que lo hace a bordo del «Vestas» y para mí el mérito lo tienen todos.

Y no digamos ya de los que empiezan o comienzan su andadura en esto de la vela oceánica. No es que ya no le reconozcan nada, es que no desplazan ni un técnico para que les ayude durante los días previos a la salida, como ha ocurrido en la pasada Mini Transat, donde había un buen número de barcos españoles en la salida. ¡Pero oiga como el que oye llover!

Tuvo que ser la estructura de Alex Pella la que se lo currarse en aquel programa de Mikel Robinson, para que se explicara a los españoles de a pie que teníamos un compatriota que había dado la vuelta al mundo en 40 días, y así tantos y buenos ejemplos que me sería imposible citarlos a todos por falta de espacio. La mayoría de las veces el único animo que reciben, es el nuestro, el de un grupo de periodistas que nos programamos nuestros viajes, nos lo pagamos de nuestro bolsillo y acudimos a la salida de las regatas oceánicas más importantes.

Señora presidenta de la FEV haga un hueco en su agenda, infórmese de cuantos regatistas españoles tiene por el mundo, dedíqueles 5 minutos y al menos felicíteles, que se lo merecen.

Nicolás Terry MartínezNicolás Terry Martínez