Barcelona World Race

Xosé Carlos Fernández: «La BWR no es una franquicia, pertenece a Barcelona»

«Esta regata solo puede hacerse por contrato con los clase imoca y no se puede organizar de la noche a la mañana»

Actualizado:

Desde ABC de la Náutica siempre buscamos para nuestros lectores la verdad de los acontecimientos e hitos más importantes de la Vela española. La cancelación de la cuarta edición de la BWR, ha sido la gran noticia de la vela de crucero en estos últimos días, aunque en este caso por su aspecto más negativo. Para conocer la verdad de los hechos hemos entrevistado a Xosé Carlos Fernández, director general de FNOB entidad organizadora de la regata.

—¿Cómo se produce la decisión de cancelar la regata? ¿A usted quién se la comunica y qué razones aducen al respecto?

—La decisión se produjo en el Patronato reunido el 22 de marzo. Es una decisión informada y colegiada. Todos los miembros del patronato (formado por Ayuntamiento, Puerto, Cámara de Comercio y Feria de Barcelona) acordaron esta suspensión dadas las circunstancias desfavorables que se mencionaron: falta de concreción de los beneficios fiscales a patrocinadores al no estar constituida la Comisión Intergubernamental que los tenía que regular; indefinición institucional, inestabilidad política que repercute en la confianza de los patrocinadores; cambio de criterio en cuanto a la utilización de soportes publicitarios por parte del Ministerio, que generó incertidumbre en el mercado del patrocinio.

—¿Qué es lo primero que se le viene a la cabeza ante esta decisión?

—Es una decisión muy dolorosa. Lo que se me viene a la cabeza es el gran trabajo del equipo de la FNOB y de la IMOCA, y cómo reconducir la situación para seguir adelante de cara a 2022-23. Pero es una decisión que no se podía demorar, porque se corría el riesgo de dañar a los participantes que estaban avanzando en sus planes y presupuestos para preparar la regata.

—Rápidamente Cádiz y Valencia piden que la regata se celebre en sus ciudades, ¿Qué piensa de esto?

—Entiendo perfectamente su interés, que es el mismo que nos mueve a nosotros a realizar este evento tan positivo para nuestra ciudad. Sin embargo, la Barcelona World Race es una regata organizada en Barcelona, propiedad de la ciudad, no es una franquicia que pueda cambiar de sede como otras regatas. Además, por cuestiones de tiempo sería logísticamente imposible organizar de cero una vuelta al mundo IMOCA para el año que viene desde cualquier otra ciudad, porque los plazos son muy cortos.

—En el caso hipotético que una de las dos ciudades pueda organizarla, ¿qué postura adoptaría la FNOB?

—Como he explicado, no contemplo esa posibilidad. Además, el contrato y el compromiso de IMOCA es con Barcelona. Sin embargo, me alegra mucho ver que existe interés en la vela oceánica y me encantaría ver a más ciudades organizando regatas, por ejemplo una transatlántica, que mantuviesen la atención del público y que se complementasen con la Barcelona World Race. Se trata de generar afición por un deporte que tiene unos valores muy positivos, de esfuerzo, superación, respeto por el medio ambiente…

—Desde cierto sector se aboga por una posible edición de la BWR en barcos de 40 pies. Como director general de la FNOB ¿Qué piensa al respecto?

—La Barcelona World Race sólo puede desarrollarse en IMOCA, por contrato. Una regata en otra clase no sería una Barcelona World Race. Calculo que los costes de organización de una vuelta al mundo en otra clase serían similares, porque estos no dependen tanto del tipo de barco.

—¿Cómo ha sentado en la IMOCA esta cancelación?

—No ha sido una buena noticia para nadie, pero se ha entendido que la decisión se tomaba ahora por el bien de los participantes.

—¿Qué se habló en París de la BWR en la reunión de la IMOCA la semana pasada a la que usted asistió? Nos referimos a la regata.

—Como digo, se entendió la decisión y a partir de ahí se empezó a hablar de regatas que pudiesen compensar en parte el hueco que se dejaba en el calendario. En ningún caso se trata de regatas de vuelta al mundo.

—¿A la IMOCA se le habría trasladado algún «aviso a navegantes» con carácter previo sobre una posible cancelación?

—Hasta el último minuto se estuvo trabajando para llevar adelante la regata. Cuando se vio que no era posible se les comunicó antes de hacer pública la decisión.

—Tras lo mucho que se ha escrito en España sobre la cancelación de la BWR, me imagino que algo habrá llegado a la IMOCA, ¿Cree usted que las razones asumidas por los medios de comunicación que se han hecho eco de la suspensión, pueden haber perjudicado la imagen de la FNOB ante el colectivo que se agrupa en la IMOCA?

—No lo creo, en la asamblea la comprensión de la situación era absoluta. Se han escrito muchas cosas, algunas sin demasiado sentido, pero los profesionales saben distinguir el grano de la paja y entienden por qué se ha tomado esta decisión.

—¿Sabe ya usted qué regata o qué evento cubrirá la baja de la BWR?

—Se barajan varias posibilidades, aunque ninguna es una vuelta al mundo que pueda cubrir por completo el hueco que dejamos, aunque sí puede paliar los efectos de la suspensión para los participantes. Se baraja unirse a la regata Lorient-Bermudas-Lorient, que es una regata multiclase. Esta es una de las opciones. Otra por ejemplo sería un tour por Europa, pero no hay nada definitivo y es la clase IMOCA en todo caso la que realizará el anuncio cuando la decisión esté tomada, y contarán con todo nuestro apoyo.

—Todos aquellos proyectos que usted nos contó en la entrevista que le hicimos, nada más llegar al cargo, ¿cómo quedan?

—La actividad de la FNOB sigue adelante, y se deberá reorganizar teniendo en cuenta la suspensión de la edición 2018-19. Los programas educativos y formativos se adaptarán a la nueva situación, como lo harán los científicos e industriales. Y por supuesto, seguiremos apoyando el deporte de la vela y organizando otras regatas como las Extreme Sailing Series, que se celebrarán al menos este año y el que viene.

—Realmente Sr. Fernández, ¿usted cree que habrá edición de la BWR el próximo año 2022, o ese tren no volverá a pasar nunca más por la estación de Barcelona?

—Trabajamos desde ya para que haya una Barcelona World Race en 2022-23. Para todos es doloroso que no se pueda celebrar el año que viene, pero seguimos adelante con un rumbo claro. Tenemos el apoyo de la IMOCA para ello, que ya se ha pronunciado al respecto, y nuestros patronos están convencidos del valor del evento. Este momento es difícil, no lo niego, pero las aguas se calmarán. Existe un gran interés por parte de patrocinadores de gran nivel. Estoy convencido que de cara a 2022-23 tendremos una regata magnífica con una buena participación.

—¿Qué han opinado los armadores y los equipos de marketing de los barcos ya inscritos en la prueba ante esta suspensión?

—No se puede negar que ha sido un golpe para ellos, pero han comprendido que ahora es un golpe encajable, y que la decisión se ha tomado en el momento adecuado.

—Según hemos podido saber, el barco que patrocina «Hugo Boss» ha realizado algunas declaraciones que en principio no les dejan muy bien parados. ¿Qué hay de cierto en eso?

—No tengo constancia. Estuvimos con Alex Thomson en la asamblea de la IMOCA y no hizo ningún comentario de este tipo.

N. de la R.

El responsable deportivo de la Barcelona World Race, Xosé Carlos Fernández ha dado la cara en todo momento ante estos tristes y desarfotunados hechos, que han dejado a Barcelona y a España sin la única regata que organizaban. No ha sido así con la presidenta de la Fundación para la Navegación Oceánica de Barcelona, Mercedes Carranza, que ha declinado las veinte preguntas que ABC de la Náutica le ha hecho amparándose en que ya declaró lo que tenía que declarar el día que ocurrió la suspensión.

A lo mejor es que Mercedes Carranza, máxima representante política de la Barcelona World Race tiene algo que ocultar, porque sino no se explica esta negativa. El caso es que no se ha terminado de aclarar cuáles han sido los motivos de esta suspensión, y corresponde a la rama política y no a la deportiva desvelarlos y aclararlos. La Barcelona World Race no se merece este trato por parte de sus dirigentes.