Destino Tokio 2020

Asier Fernández: «El objetivo es lograr 3 medallas y 3 diplomas en Tokio»

Fue «cocinero antes que fraile» y, además, está muy familiarizado con la empresa privada. Nuestro seleccionador es exigente

Actualizado:

Después del Princesa Sofía, regata de referencia de clases olímpicas española, hablamos con Asier Fernández, Director de Preparación Olímpica para comentar la salud y perspectivas del equipo olímpico español de vela.

—¿Cómo empezó usted en este mundo?

—Supongo que, como la gran mayoría de practicantes, a través de un club náutico. La verdad es que sin la gran labor que realizan los clubes náuticos de nuestro país sería mucho más difícil acceder a este deporte. Aunque, donde realmente me enganché del todo fue en una escuela de playa.

—¿Cual ha sido el momento más importante en su vida dentro de este deporte?

—La verdad es que sería difícil elegir uno, he tenido varios como deportista y como entrenador. Pero sé que el mejor momento aún está por llegar, y espero para el bien de la vela española que sea en Tokio 2020.

—¿Cual cree que ha sido el momento más dulce de la vela española?

—Sin lugar a duda los Juegos Olímpicos de Barcelona marcaron un antes y un después en nuestro deporte. La vela española fue el deporte español que más medallas dio a nuestro medallero en esa Olimpiada, y quedo bien claro que España con la cantidad de costa que tiene, su clima, el carácter y el talento de nuestros deportistas, y un apoyo económico adecuado como el que se tuvo para aquella campaña hizo que nuestro deporte luciera como se merece, con 4 medallas de oro, una de plata, y 2 diplomas.

—¿Desde cuando está trabajando como Director de Preparación Olímpica?

—No llega al año, exactamente desde junio del 2017

—¿Cómo se ven los toros desde el otro lado de la barrera?

—Muy diferente, lo que desde fuera parece muy sencillo de aplicar, tiene que pasar un montón de filtros obligatorios para que no solo sea justo y necesario, sino que además lo tiene que parecer de cara a los asambleístas, que es a quienes se deben rendir cuentas, prensa del sector, y principalmente a los deportistas que tanto esfuerzo e implicación dedican y a quienes nos debemos, ya que sin ellos ni siquiera estaríamos haciendo esta entrevista.

—¿En qué estado ha encontrado las clases olímpicas en España?

—Por desgracia los Juegos de Río 2016 no fueron los mejores para nuestra Federación. Y hay que trabajar mucho en volver a crear el sentimiento general de equipo. Estamos todos en el mismo barco y tenemos que remar en la misma dirección, tenemos un objetivo común que es el bien para la vela española y obtener los mejores resultados para nuestros deportistas, una directiva con una implicación máxima en este proyecto, unos deportistas extraordinarios con una dedicación máxima y el sueño del oro olímpico, si conseguimos trabajar como un equipo estoy seguro que seremos uno de los referentes de la vela mundial.

—¿Cómo están en estos momentos?

—Tenemos 5 de las 10 clases olímpicas en el top 10 mundial y otras 2 en el top 15. Si trabajamos de manera eficiente con los recursos que tenemos es posible que estemos luchando por varias medallas en los Juegos de Tokio 2020.

—¿Nos podría definir cuales son sus objetivos a corto plazo?

—Llega este mismo agosto en el Mundial de Clases Olímpicas que se disputará en Dinamarca. Será la primera oportunidad para conseguir las plazas de cada una de las 10 clases olímpicas para competir en los Juegos de Tokio. El objetivo realista es conseguir la plaza en 7 de las 10 clases.

—¿Y a medio plazo?

—2-3 medallas y 3 diplomas en los Juegos.

—¿Con que medios cuenta la RFEV para que usted lo consiga?

—El equipo humano de deportistas, cuerpo técnico y la actual directiva de la Real Federación Española de Vela es inmejorable. En cuanto al presupuesto deportivo para la vela olímpica es un poco superior a la campaña anterior gracias a varias modificaciones que ha realizado la actual directiva. Con el equipo que tenemos, la ilusión que le ponemos, sólo nos resta disfrutar del camino, porque los resultados no tardaran en llegar.

—¿Qué podría impedir tener unos buenos resultados deportivos en Tokio 2020?

—El individualismo, es algo que en la campaña pasada estuvo muy presente y que puede romper un equipo, y con equipo quiero decir deportistas, técnicos, asambleístas y directivos. Todos tenemos un mismo objetivo, pero si no remamos todos en la misma dirección, y alguno decide seguir un camino por su lado, el equipo se vuelve cada vez más débil, dificultando alcanzar los resultados y objetivos propuestos.

—Respecto a los equipos preolímpicos ¿qué opina de que muchos de sus deportistas estén comprometidos con proyectos que nada tienen que ver con las olimpiadas? ¿no puede influir negativamente en sus resultados en que no pongan foco sobre un objetivo definido?

—Durante el año post olímpico, y el siguiente, no lo veo mal, especialmente en deportistas veteranos de gran nivel. Pero, en los dos años previos a los Juegos creo que se tiene que estar implicado en el proyecto olímpico en cuerpo y alma si se quiere conseguir estar luchando por las medallas. También, hay que recordar que la mayor parte del presupuesto de los proyectos públicos están subvencionados con dinero público, y sería una falta de respeto no dar nuestro máximo con el dinero de todos. Por tanto, no sería correcto que con un dinero publico destinado a obtener los mejores resultados posibles, no focalizar todos los esfuerzos, recursos, e implicación en ese objetivo.

—Hablemos del Princesa Sofía. ¿qué valoración hace de los deportistas españoles? Y como evento ¿qué salud goza la regata?

—Empezaré por la segunda pregunta, el Princesa Sofía ha ido adquiriendo año tras año cada vez mas protagonismo en los últimos 30, y ahora tiene unos niveles de participación y deportivo similar al de un campeonato del mundo, haciendo de esta prueba la más importante del calendario internacional. Volviendo a la primera pregunta, los resultados de este año han estado a la altura de lo esperado, en 5 de las 10 clases han estado en el top 10 y 3 en el top 15 con la particularidad de que en 3 de esas 5 clases del top 10 hemos tenido 2 tripulaciones españolas lo que nos posiciona como país de referencia dentro de las principales potencias de esas clases. También hemos tenido a 3 clases más con 2 tripulaciones en el top 20 lo cual acredita que estas clases gozan de buena salud y gran nivel.

—A finales de año se decidirán las nuevas clases olímpicas ¿cuáles están en la cuerda floja y cuáles son las candidatas?

—En la cuerda floja están actualmente 5 clases que se llevaran a revisión, y se tomará una decisión para saber si continúan como modalidad olímpica, o no, durante el mes de mayo. Aunque se diga alguna de esas clases que continuara siendo olímpica para el 2024, esto no significa que esa modalidad continúe siendo olímpica como clase, sino como modalidad. Por ejemplo, si dijeran en mayo que el windsurf sigue siendo olímpico como modalidad, en noviembre se decidirá que clase de windsurf será la olímpica, como ya ocurrió en 2004 que se cambio la Mistral por la actual RS:X. Pero, el windsurf siguió siendo modalidad olímpica con otra clase de tabla. Las clases que actualmente están en revisión son: Finn, 470 masculino, y femenino, RS:X masculino y femenino.

—Usted viene del mundo del windsurf ¿cómo esta viviendo la situación de que sea una de las clases olímpicas que pueda salir del elenco de las elegidas?

—La verdad es no me apetecería que saliera del grupo de modalidades olímpicas, por el simple hecho de que actualmente hay una modalidad del windsurf que comprende las edades de entre los 10 y los 17 años que es lo mejor que le ha pasado al windsurf en los últimos 15 años. Se trata de la clase Bic Techno, y reúne en el mundial a 500 chicos menores de 17 años, y es una gran cantera de windsurfistas, kitesurfers y tripulantes de muchas clases. Pero, si se decidiera que no continuara seguro que tendrán motivos bien fundamentados que por supuesto respetaré. Aunque personalmente creo que no saldrá, por varios motivos: es una de las más numerosas de las actuales clases olímpicas, la más barata, la más fácil de transportar, muy espectacular, y cumple con el requisito de la paridad que exige el COI.

—El kiteboarding, y dentro de ella la Formula Kite, es una de las que se postula con fuerza para entrar como clase olímpica ¿qué opinión le merece? ¿Considera el kiteboarding como vela?

—Me sorprendería que el kiteboarding no entrara como clase olímpica, es espectacular, popular y divertida. En cuanto a si es vela o no, creo que no se estaría postulando como clase olímpica de no serlo.

—Por último, me gustaría que habláramos de comunicación ¿No cree que debería haber una reconexión entre la RFEV y la prensa?

—Mi opinión particular es sí. Me encantaría que los periodistas del sector y nuestros directivos se sentaran más a menudo para trabajar unidos por el bien de la vela, que intercambien opiniones de como hacer lo mejor para los deportistas y el deporte que nos une y que nos apasiona. Creo que si no estamos unidos en esto es mucho más difícil conseguir los objetivos que la Real Federación Española de Vela y los deportistas se han marcado.

—¿Ha cambiado mucho la comunicación desde cuando usted era deportista olímpico a ahora? ¿que opina de las redes sociales?

—Es evidente que la aparición de las redes sociales ha cambiado la forma de comunicar desde mi etapa como deportista a la actual. En cuanto a las redes sociales creo que no soy el mas adecuado para tratar ese tema ya que no tengo ni Facebook. Pero, la RFEV es muy consciente de la relevancia de las redes sociales y es uno de los objetivos marcados de esta campaña para llegar a mayor cantidad de público. Somos conscientes de que tenemos que trabajar en esa línea para mejorar la comunicación.