tiempo de juego

Don Rafael Nadal Parera

Es el más grande. No solo pasará a la historia por sus triunfos, sino también por su manera de ganar y de afrontar la derrota

manolo lama - Actualizado: Guardado en: Deportes Tenis

Comían palomitas, bebían cerveza, jaleaban las canastas de LeBron, celebraban los tiros de Parker y pasaban inadvertidos entre 20.000 personas. Aunque no se lo crean, eran los chavales de La Roja de Vicente del Bosque. Casillas, Iniesta, Ramos, Xavi y compañía eran uno más en el American Airlines. Por primera vez, han podido asistir a un acontecimiento deportivo sin que nadie les pida un autógrafo, una foto o un gesto de complicidad. El paraíso para un deportista famoso, los nuestros lo han encontrado curiosamente en la cuna del marketing y el merchandising. Aquí los campeones del mundo son unos desconocidos y eso tiene un precio para ellos.

En cambio, todas las cadenas televisivas americanas abren sus informativos con Rafa Nadal, ese bicho no hay rincón en el mundo donde pueda esconderse. Su gesta de ocho Roland Garros hace que hasta el mismísimo Usain Bolt frene su carrera para arrodillarse ante el dios español. Nadal, con todos mis respetos a Induráin, Nieto, Casillas, Lorenzo, Xavi, Seve y Gasol, es el mejor deportista español de todos los tiempos. Ninguno como él. A sus títulos deportivos, hay que sumarle unos valores que representan perfectamente lo que cualquier padre quiere para su hijo: trabajo, esfuerzo, educación y humildad.

Nadal es dios, pero un dios que tiene los pies en la tierra, que es humano y que no se emborracha de éxitos deportivos. Rafael no solo pasará a la historia por sus triunfos, sino también por su manera de ganar. Siempre respetando al contrario y nunca buscando excusas en la derrota. Así se gana, pero también así se pierde. Por eso, Nadal es el más grande.

Toda la actualidad en portada

comentarios