Tenis

Tenis / COPA DAVIS

Corretja: «Ha habido absoluta unión en el equipo»

Después de perder la final ante la República Checa, el seleccionador no quiere que se insista en polémicas y emplaza a España a creer en sí misma

Día 26/11/2012 - 21.06h
Corretja: «Ha habido absoluta unión en el equipo»
EFE
Álex Corretja, durante una rueda de prensa en Praga

En su primer curso como capitán, Álex Corretja casi logra la Copa Davis. No habla de año de transición porque afirma que España tiene demasiados jugadores de nivel como para no competir siempre. Y valora para ABC las palabras de Feliciano López, avivada la polémica después de la derrota ya que el capitán dijo que habían molestado los lamentos del toledano por quedarse fuera del equipo. Corretja no quiere que vaya a más y resalta la unión del grupo.

—¿Por qué se ha perdido?

—Se ha perdido no sólo por una cosa, en una final influyen varios aspectos. Creo que los checos se han adaptado mejor a las circunstancias y han sido un poco mejores. No hay que olvidar que hemos estado en una final y que nos ha faltado sólo un poco.

—Un día después, ¿en qué piensa?

—Básicamente en que España sigue siendo un gran equipo y llego a la conclusión, pese a la derrota, de que podemos ganar siempre.

—¿Hay tiempo para la autocrítica?

—Lo tiene que haber, por supuesto. Y es algo que tenemos que hacer. Hay muchas cosas que mirar y remirar. Me refiero a situaciones internas que es mejor guardar y seguir trabajando.

—Dijo el domingo en «El programa de las 12», al perder, que le molestaron las palabras de Feliciano López, que no ayudaban nada al equipo.

—Lo que quise decir es que es mejor hablar algunas cosas desde dentro, que en una final hay que ir por la misma línea. Pero quiero que quede claro que le atribuyo cero culpas al comentario de Feliciano, sería insensato e ingrato por mi parte decir que hemos perdido algún punto por eso. Ellos han sido mejores y es la única lectura.

—¿Ha habido unión en el equipo?

—Unión absoluta. Y por eso me sabe mal que un año tan largo y duro se manche por estos dos detalles. La final era muy difícil y no quiero que se enturbie una trayectoria positiva.

—¿Ha vuelto a hablar con Feliciano?

—Sí, claro. Está todo aclarado. Quiere estar en el equipo y yo cuento con él y con todos los que se presten. Eso es lo importante, que el jugador tiene ganas de estar con España.

—¿Cambiaría algo?

—En absoluto. Estoy convencido de que he hecho la mejor apuesta, los cuatro elegidos eran los más preparados según mi parecer. Feliciano era el descarte y entiendo que quisiera jugar, sé que la pista le iba bien. Es un gran compañero y nuestra relación no se enturbiará por esto. Es verdad que Almagro perdió sus dos partidos, pero creo que elegí bien.

—¿Cómo es el tenis desde una silla?

—Ser jugador es mucho más difícil, pero como capitán has de tomar decisiones que afectan a mucha gente. Como jugador tomas decisiones de forma individual, puedes ser más egoísta. Ahora tengo que mirar por el bien de más jugadores. Es casi imposible contentar a todos, así que hay que hacer lo mejor para el equipo, lo que crees que es más positivo.

—¿Se esperaba que iba ser así?

—He tenido varios capitanes y me hacía a la idea de lo que tenía que ser. Los jugadores son los que han de decir si aporto algo y si nuestro trabajo está bien. Pero es lo que me imaginaba, simplemente que has de estar pendiente de mil detalles. Es lo que me motiva porque yo soy muy perfeccionista y siempre intento que esté todo perfecto.

—¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

—El sentir la emoción de estar dentro de una pista en momentos importantes. El hecho de jugar una semifinal o una final me motiva. Ya que no lo puedo vivir como jugador, lo más cerca que puedo estar es como capitán. Es lo que más me motiva, con lo que más disfruto. En los partidos es cuando siento que puedo ayudar. Y también antes de jugar.

—¿La parte que menos le gusta es la que no se ve?

—No, en general mi trabajo me satisface. Ya digo que la parte emocional es la que me gusta, es la que me hace estar cerca de los jugadores. Veo muchos partidos durante el año, es muy chulo, muy enriquecedor. Y estar en la pista me motiva, me gustan las situaciones de mucha tensión. Les veo jugar mucho y les conozco, sé lo que les puedo decir en cada momento.

—¿Qué tiene que ser un capitán?

—El capitán tiene que ser alguien que entienda perfectamente a los jugadores, que aporte tranquilidad, confianza y experiencia. Que tenga una visión de lo que pasa desde el punto de vista táctico y técnico. Tiene que buscar soluciones a cualquier problema que se presente. Y tiene que ser muy abierto de cabeza porque hay muchas personalidades en el equipo y se tiene que adaptar a ellas, hay que entender cada cabeza.

—¿Cuesta dominar a un tenista en la dinámica de un equipo?

—En este sentido no porque los jugadores están entregados al equipo, la Davis lo provoca. Es un deporte individual, pero durante unas semanas saben que han de jugar por el equipo. Quien no lo entienda así, debe hacérselo mirar.

—¿Gana puntos un capitán?

—Lo deben decir ellos. Son los que tienen que valorar el trabajo de un capitán. Uno está ahí sentado para algo. Es obvio que juegan ellos y son los que juegan, pero el capitán, su figura, es muy importante.

—¿Habla mucho con ellos?

—Muchísimo. Intento medir y sé con quién tengo que hablar más o menos en el banquillo. No me gustaría entrar en detalles ni personalizar, pero hay que encontrar el momento de cómo decirle las cosas a cada jugador.

—Lo que se dice tener mano izquierda.

—Absolutamente. Has de saber gestionar muy bien y estar a su disposición, han de saber que tienen un apoyo en el banquillo y que encima entiende a la perfección lo que está pasando en la pista.

—¿Hay un espacio en donde se encuentren solo los jugadores?

—Todo lo hacemos juntos. No estamos tantas semanas como para separar entrenadores de jugadores. Más bien es al contrario. Estamos tan pocas veces juntos que es mejor estar juntos. Yo tengo que seleccionar durante el año dónde voy y a quién seguir, pero eso son torneos individuales. Y ahí es donde debo cuidar si voy con uno, al entrenamiento del otro, a cenar con aquél... Y hay con quien basta con un mensaje de teléfono, cada uno tiene sus necesidades.

—¿Nunca le ha apetecido coger la raqueta en estos 14 partidos como capitán?

—Nunca, ni me lo planteo. Es inviable, estaría loco, no tocaría con los pies en el suelo. Soy consciente de que no me toca, es tan lejano como si lo hace usted. Ahora bien, me gusta pensar que como yo he estado ahí lo que les puedo aportar es mucho más que si no hubiera estado.

—¿Grita?

—Soy muy dialogante. Hablo mucho y también les exijo porque lo hago conmigo.

—¿Ha cambiado alguna norma o alguna dinámica?

—Intenté que se respetarán una serie de cosas desde el principio de año y así se ha hecho. En todo inicio, las novedades sorprenden un poco, pero luego uno se acostumbra.

—¿Alguna manía en ese reglamento interno?

—A mí me gusta mucho el orden porque soy muy disciplinado. En un grupo de casi 25 personas, me gusta que en las cenas no haya móviles. Es algo normal, de educación. Ahí tenemos que hablar de nuestras cosas, de lo que nos apetezca. Pero no hay que distraerse con cosas ajenas al equipo. Y me gusta la puntualidad extrema. Y el respeto colectivo, todos tienen su rol. Si alguien no se siente importante con su rol, algo estaré haciendo mal. Todo el mundo ha de estar perfecto. La dinámica del equipo es buenísima.

—¿Le gusta mandar, sentirse jefe?

Sí, me gusta. Me gusta, me gusta tener las cosas controladas, dar mi opinión, que se hagan las cosas como yo creo que se tienen que hacer. Pero siempre consulto todo con los jugadores y con el equipo. Y con Josep Maria Arenas, mi segundo, con el que hablo de todo.

—¿Es irrepetible esta época?

—Es muy difícil. Se tienen que dar todas las condiciones para que vuelva a salir todo tan bien.

—¿Da miedo el futuro?

—Sería un debate mucho más profundo y no sólo se debería escuchar al capitán. Es un trabajo que compete a muchas más personas. Sé que la Federación trabaja muy duro para que salgan jugadores y eso es lo importante. Hay grandes profesionales que se encargan de que la máquina del tenis no pare.

—¿Se encuentra con muchos niños que quieran ser tenistas?

—Sí, hay un boom evidente porque hemos tenidos a tenistas muy buenos en esta época. Pero hay que ser consciente de que la situación no es fácil y que ser tenista es un privilegio muy grande que comporta muchas cosas. No todo el mundo puede serlo, como no todo el mundo puede ser futbolista.

—¿Cómo es España?

—Es un equipo muy trabajador. No se conforma, nada de lo que tiene es regalado. Cuando llegamos a Australia a principio de año ni sabíamos quiénes jugarían y ahora hemos luchado en otra final. Eso nos hace estar tranquilos.

—¿Cuántos partidos ha visto este año?

—Bufff... Igual habré visto entre 200 y 250.

—¿No se aburre?

¡Qué va! Disfruto mogollón, aprendo muchísimo. Cada día aprendo algo de tenis. Es lo que me ilusiona, mi pasión, y nadie me obliga, lo hago de forma natural, con placer.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Vídeos de tenis
Patrocinado por BBVA

Resultados

ABC Real Madrid

REAL MADRID

Marcelo, listo para recibir al Bayern

EFE. El brasileño entrenó al mismo ritmo que el resto del grupo. Cristiano hizo de nuevo solo media sesión. Florentino asistió al entrenamiento

Más información en Real Madrid

Buscador deportes

Resultados, datos y estadísticas deportivas

Buscar »
Lo último...
Vídeos de tenis
    Vídeos de deportes
  • Real Madrid Castilla 0-1 Eibar

    Deportes

  • Brooklyn Nets, preparados...

    Deportes

  • Montecarlo - Wawrinka...

    Deportes

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.