Real Madrid

Zidane recrudece la unidad para atacar «el reto Champions»

El técnico y Ramos lideran una actuación que busca eliminar las visiones personales y fusionar al grupo en el objetivo de ganar al PSG

Actualizado:

Ni una disensión. Ni una palabra que permita abrir una brecha. Ni un mal gesto. Sergio Ramos dirige en el vestuario del Real Madrid una posición unánime que Zidane apoya desde su cargo. «Unidad ante el gran reto, eliminar el PSG». Los malos resultados han concentrado la lupa en cada mohín de los jugadores. Las caras de Cristiano y Bale al ser sustituidos en Valencia se han convertido en crónicas de una disensión incierta. Nada más lejos de la realidad. El galés se marchó serio porque el equipo empataba a un gol y no encontraba el camino. Y el Balón de Oro se fue del césped a los 80 minutos cuando su relevo estaba pactado con el entrenador para muchos minutos antes. Fue el resultado el que provocó su continuidad en el partido. Es un hecho que demuestra que las visiones externas tergiversan la verdad con interpretaciones erróneas.

Afinar bien la puntería: el equipo ha ensayado el disparo a puerta de sus delanteros en sesiones concentradas para ello. El gol era una virtud del Real Madrid que actualmente se ha transformado en un problema, aunque el cuerpo técnico opina que es más una cuestión de confianza que de calidad

Es lo que el entrenador y el capitán quieren cortar de raíz. Ni una gesticulación que incite a la polémica. «Todos juntos, sin fisuras, hay que cerrar filas en pro de una meta común», señalaba ayer un profesional del club.

La velocidad punta: Pintus ha realizado una trabajo de pretemporada en invierno para obtener chispa de velocidad en las incursiones de los jugadores, rapidez de reacción que hasta ahora solo tenían Carvajal, Nacho y Lucas. Marcelo se ha subido al grupo. Veremos si han evolucionado más hombres

Ramos ha advertido a la plantilla para olvidar los egoísmos personales y fomentar la unidad del grupo ante el objetivo principal de la temporada: la Champions. «La única manera de ganar al PSG es con la ayuda de todos y en un ambiente positivo de apoyo al compañero», indicaba otro hombre que trabaja diariamente con el plantel en Valdebebas. «Y es lo que estamos haciendo todos, cuerpo técnico y jugadores».

Las situaciones particulares, en junio: los capitanes han hablado con el plantel para centrarse en la Champions y apoyar a quienes jueguen

Los capitanes han hablado con el vestuario. Muchos futbolistas se juegan su futuro, además del técnico, y hay que darlo todo en la Copa de Europa. Caer eliminados ante el PSG significaría el final para algunos profesionales en la plantilla y todos están subidos al mismo barco con el fin de hacer una buena Champions y continuar en la nave blanca el próximo mes de julio. No es hora de las cuitas individuales de cada uno, de los pocos minutos que tienen muchos, o de hablar de la titularidad perdida. Esos asuntos se abordarán una vez acabada la temporada, con vistas al futuro. Ahora no es el momento.

Los marcajes individuales: Zidane ha vuelto a trabajar «las marcas», que fallaron en campo del levante. El equipo defiende en bloque, pero individualiza las vigilancias en las acciones a balón parado y ese cometido no se cumplió el pasado sábado. Los marcajes comienzan por los delanteros

Zidane considera lógico que los jugadores que disfrutan de menos minutos no estén contentos. También le molestaría que no estuvieran descontentos si no juegan. Sería preocupante que no tuvieran protagonismo y se les viera satisfechos, sin ambición. Asensio, Isco, Ceballos y otros hombres no pueden sentirse bien personalmente cuando no son titulares y disponen de menos partidos de los que esperaban. Lo que sucede es lo normal y especialmente cuando las cosas no salen. Otra cuestión es que los futbolistas deben manejar su situación individual para no perjudicar el ambiente y tener la premisa de ayudar al colectivo. El responsable deportivo del Real Madrid asegura que el grupo está unido y que la Champions puede cambiar la percepción externa. Hay unidad y todos los profesionales han dialogado entre ellos y aceptan que el duelo con el PSG marcará la temporada y los destinos de ellos.

No hay disensiones: los jugadores han expuesto que no hay ninguna rotura del grupo y que solo hay un fin superior: ganar

Pintus ha dirigido una trabajo de pretemporada a lo largo de la semana que se ha centrado en adquirir punta de velocidad, una de las carencias observadas en el Real Madrid. «Zizou» se ha encargado de realizar un entrenamiento específico para mejorar el remate, uno de los extraños problemas sufridos por el conjunto blanco en los últimos seis meses. Las vigilancias defensivas han sido otra labor especial. El francés hará algún cambio en el once que mañana se medirá a la Real Sociedad. Medita reservar un central y algún delantero para la gran cita del curso, la visita del PSG, el 14 de febrero.