Real Madrid

Sesenta años de dos leyendas opuestas

De Di Stéfano a Cristiano. José Emilio Santamaría define para ABC dos Real Madrid triunfales de dos Españas y dos mundos distintos

Actualizado:

El Real Madrid de la leyenda de Di Stéfano, Gento, Puskas y Santamaría tiene un rival: el Real Madrid de Cristiano, Ramos, Marcelo y Modric. El equipo que domina el mundo del fútbol en la segunda década del siglo XXI emula los éxitos de aquel conjunto que hizo grande la Copa de Europa con cinco títulos consecutivos. Hoy, Cristiano lidera un plantel que persigue la cuarta Champions en cinco años y que desea fichar a otra figura, Neymar. Florentino Pérez desea igualar la leyenda nacida con Bernabéu. Pero las épocas son incomparables. Aquellos grandes futbolistas no tenían ni los medios, ni la alimentación, ni la preparación, ni el dinero que ahora perciben las estrellas. José Emilio Santamaría, el mejor central del mundo de aquella era gloriosa, relata a ABC los entresijos de aquel Madrid que llevaron a la cima con el único apoyo del talento.

Santamaría nos habla de los viajes pesados. «Viajábamos en coche-cama los viernes durante ocho horas y volvías el domingo, otras ocho. Si te tocaba sobre una rueda del tren, no dormías, por el ruido»

«Gané cuatro Copas de Europa y no pude ganar las seis de Gento porque el presidente del Nacional de Montevideo, un gallego (José Añón Canedo era uruguayo, originario de La Coruña) no quiso traspasarme antes, pedía más dinero y cuando el Real Madrid intentaba ficharme subía el precio», explica Santamaría. «Yo era amigo de Di Stéfano y mi meta era venir a este club a hacer la historia que comenzó con Alfredo». Lo consiguió. Ahora observa que el Real Madrid repite aquella leyenda. Para Santamaría es incomparable.

La picardía al mando, campos anegados de agua

«Los dos equipos, el nuestro y el de ahora, ya han escrito las mejores páginas de la historia del club», advierte el hispano-uruguayo, «pero no se puede decir que aquel o éste es mejor. Las condiciones son muy distintas. En mi época, viajábamos en coche-cama los viernes para llegar el sábado y jugar el domingo. Al futbolista que le tocaba la cama sobre las ruedas del tren no dormía, el ruido era insoportable. Compare eso con los viajes de hoy. Es imposible».

Santamaría reflexiona: «¿Cuánto cobraría Di Stéfano ahora»? Hoy ayudamos a muchos excompañeros del Real Madrid y de otros equipos que lo están pasando mal, porque no se ganaba ni mucho menos el dinero que vemos en la actualidad»

De los años cincuenta a las comodidades de ahora hay un mundo de distancia. «Di Stéfano, Gento, yo, todos aquellos muchachos creamos la experiencia internacional del Real Madrid. Partíamos de cero. Teníamos una enorme ilusión por conseguir títulos y labramos aquella historia. Ganábamos la Copa de Europa y aquello suponía una explosión de júbilo en toda España. No pensabas en obtener cinco, ese objetivo se forjó año a año. Y no obtuvimos seis consecutivas porque los árbitros (ingleses) nos masacraron al anularnos cuatro goles (ante el Barcelona) para que no lográramos otra. Aquello fue muy raro. Hoy, el Real Madrid se apoya en aquella experiencia que inventamos nosotros y que generamos en unas condiciones muy duras. Por ejemplo, jugábamos en campos empapados de agua, anegados por la noche, para que no pudiéramos demostrar nuestra calidad. Esa picardía hoy sería inadmisible».

Santamaría nos explica las diferencias de sesenta años de distancia: «Teníamos unas fichas que estaban entre las cien mil y las trescientas mil pesetas. El sueldo era de cinco mil. La vida era más austera. No teníamos la alimentación, ni la preparación física de ahora. Todo dependía de la inteligencia del futbolista para cuidarse. El jugador que no lo hacía, dejaba de militar en Primera al cabo de tres años. Actualmente ayudamos a muchos compañeros de entonces, del Real Madrid y de otros clubes, que necesitan dinero para vivir. Los coches que teníamos era el Volkswagen Escarabajo y el Dauphine. No ganábamos los millones de hoy. No eras rico».

Santamaría pone el tiro en la diana. «En mi época había grandes jugadores, estrellas. ¡Qué pena haber jugado hace sesenta años! Me gustaría poder jugar hoy y ganar ese dinero. ¿Se imagina cuánto valdría y cuánto ganaría hoy Di Stéfano?».

Los coches: En aquellos años reinaban el Volkswagen Escarabajo y el Dauphine Gordini.

1955-60: Sobrevivir. «El futbolista que no se cuidaba dejaba de estar en Primera al cabo de tres años»

Fichas normales: «En el Madrid había figuras y cobraban entre cien mil y trescientas mil pesetas».

Otros medios: «No teníamos la alimentación, la preparación física y los conocimientos de hoy».