Vídeo: Cristiano estrena look antes del Mundial y sigue sin desvelar su futuro
Real Madrid

El Real Madrid, sin ofertas por Cristiano

Como sucedió hace un año, el ariete utiliza a la selección portuguesa para decir que su adiós «al Real es irreversible»

Actualizado:

«Ronaldo se va del Real, es un decisión irreversible». ¿Les suena? El Balón de Oro ha vuelto a filtrar su amenaza al Real Madrid, ahora por medio del diario luso «Récord». Hace doce meses expuso las mismas palabras en «A Bola», el otro periódico deportivo de su país. Pepe fue entonces el origen de la polémica. Ahora, la historia se repite. El máximo artillero de la historia del Real Madrid reitera las mismas razones. Pide más dinero, para acercarse a las fichas que cobran Messi y Neymar, y la entidad le ofrece una mejora cercana a los 24 millones netos anuales, pero nunca los 30 que el jugador esperaba recibir. Actualmente tiene un contrato de 21 millones netos por campaña. Y desde hace doce meses se queja por la diferencia respecto a los 36 que percibe Neymar y los 44 que cuenta Messi. Si el luso se queja por dinero, Bale se quejaba ante Zidane por los minutos.

Alguna vez será verdad que se marcha, porque «Cristiano tiene una edad». La frase la han expuesto los profesionales del Real Madrid al argumentar que el equipo necesita el fichaje de otro delantero de garantías que cubra las ausencias y los descansos del portugués, además de ser un nuevo ariete para compartir alineación en el ataque. El club busca un «nueve» que sea complementario al mejor futbolista de la historia de Portugal. El prioritario es Lewandowski. El informe deportivo del campeón de Europa expresa que a Ronaldo le quedan dos años más al máximo nivel. Y el goleador filtra que quiere irse ya porque, según su opinión, el Real Madrid no le da lo que le prometieron hace un año.

El club, harto de amenazas

El club está cansado de las formas de su estrella, repletas de amenazas que hasta ahora no se han hecho veraces. Alguna vez pueden ser una realidad. Siempre ha usado la prensa para solicitar lo que no deseaba exponer públicamente. Y al club nunca le han gustado las presiones ejercidas a través de los medios, que rompen la serenidad de la empresa y crean conflictos que se hacen mundiales.

Hay un punto de partida muy importante para analizar la situación: el Real Madrid no sufre las urgencias de futuro que tenían el Barcelona con Messi y el PSG con Neymar. El club francés debía pagar al brasileño una ficha estratosférica, 36 millones, para que dejara la Liga española y militara en la francesa, que no posee interés. Y Bartomeu, inmediatamente, tuvo que abonar a Messi todo lo que quisiera porque debía renovar y ya había perdido a Neymar. Si el presidente azulgrana deseaba salvar el pescuezo estaba obligado a retener al argentino. Florentino Pérez, sin embargo, no vive en la urgencia. Cristiano renovó en 2016 por cinco campañas, con 21 millones de ficha, y ni el año pasado ni ahora vive la necesidad de ofertar una ficha superior. Hay firmado un acuerdo por cinco temporadas.

Es el máximo rematador de la Champions quien se queja de sus emolumentos ante el cambio económico vivido en el fútbol mundial por culpa del PSG. Los jugadores siempre se aprovechan de las situaciones límite y en el caso Ronaldo la realidad, por una vez, beneficia al club, que tiene asegurado al delantero con una cláusula de mil millones de euros.

«Yo nunca dije nada»

Cristiano manifiesta desde Lisboa que se marcha y la única verdad es que para dejar el Real Madrid necesita mil millones. En la institución madridista están hartos de oír que se va para escuchar decir a su jugador, mucho más tarde, que él no ha sido: «Yo nunca dije nada, fue la prensa». Así se justificó tiempo después de lanzar el dardo por medio de «A Bola». Ahora podemos vivir un capítulo copiado. Y si se quiere ir de verdad, tendrá que presentar una oferta suculenta, 350 millones, para hablar de su adiós.

El quid de la cuestión es: ¿Quién pagará 350 millones por Cristiano, que tiene 33 años? Jorge Mendes no tiene ofertas reales para abonar una cantidad que ronde los 300 millones. El goleador admite que en ningún sitio rendirá más que en Real Madrid, pero quiere mimos, es decir, 30 millones por curso. Nos queda todo el verano.