Vídeo: Emery asegura que Neymar "está totalmente centrado aquí y está contento aquí" - ATLAS
Real Madrid

Neymar se cansa del PSG y quiere venir al Real Madrid

No se lleva bien con Emery ni con la plantilla y dice a sus compañeros de la selección que en 2013 ya debió elegir al Madrid, decepcionado con Bartomeu

Actualizado:

«Entonces ya debimos venir al Real Madrid». La frase se escapa en el debate familiar de los Neymar en su vieja mansión de Bougival, al oeste de París, donde hablan junto a varios amigos. Pero no dicen que esa opinión se mantenga en secreto. Ya les da igual. Ni el jugador ni sus padres están a gusto en el PSG. Wagner Ribeiro corrobora ese pensamiento de lo que pudo ser y ahora puede intentarse de nuevo.

Wagner Ribeiro le trajo a Valdebebas en 2006, cuando tenía catorce años, intentó su fichaje por el Real Madrid hace siete y cinco años y ahora apoya el anhelo de la familia Neymar de venir por fin al club lanco

Ribeiro es el hombre que trajo a Neymar júnior a Valdebebas con 14 años, en 2006. Es el consejero que intentó que el futbolista fichara por el Real Madrid desde 2011. Al final, Sandro Rosell, con importantes relaciones comerciales en Brasil, consiguió que el jugador firmara por el Barcelona en 2013. Eso sí, después de hacer valer sus «relaciones» al abonar diez millones de euros a Neymar padre, el señor Da Silva Santos, en concepto de «fichaje». Ese dinero decantó a los Neymar por el Barcelona. No se lamentan, porque firmaron un buen contrato y «Ney» consolidó su camino hacia el estrellato. Pero Bartomeu y su directiva les decepcionaron enormemente. Por eso decidieron marcharse al PSG en junio. Y ahora quieren rehacer el camino y acabar en el Real Madrid con un grande, Zidane, en el banquillo.

Hablamos y hablan en plural, porque papá Neymar cuenta tanto como su hijo ¿Por qué desean irse cinco meses después de rubricar un acuerdo de cinco años con el PSG? Porque Neymar júnior no entró con buen pie en el club. La plantilla no le recibió bien, le consideró un divo desde el primer día. Emery tampoco comulga con él. El vasco no sabe camelarse a los grandes futbolistas y exige al brasileño que baje y defienda como el resto de compañeros. Además, le hace jugar siempre por la izquierda, para dar sitio a Cavani y Mbappé en el once. Neymar no puede ejercer de media punta, su viejo deseo. Y la polémica del lanzador de penaltis acabó por decepcionar al fichaje más caro del mundo, porque el litigio trascendió al mero asunto de quien los tiraba. Fue mucho más grave. Se sintió manipulado y engañado por Nasser Al Khelaifi, dueño del PSG.

La confrontación fue total y afectó al club en pleno. Neymar padre y Neymar hijo se molestaron mucho al saber los manejos del propietario de la entidad para solventar el enfrentamiento entre Cavani y el brasileño, que generó una disensión muy grave en el seno del plantel. Emery y la mayoría de la plantilla apoyaron al uruguayo en el conflicto.

Esto no lo haría elReal Madrid

Al Khelaifi ofreció primero un millón de euros a Cavani para que pe rmitiera tirar las penas máximas a la estrella. El uruguayo respondió que no aceptaba el dinero para dejar ese privilegio, una prioridad que se había ganado al cabo de cinco temporadas en la entidad. El plantel secundó esa respuesta y criticó la intentona del club. Dada la posición de fuerza, los hombres de Al Khelaifi acudieron a Neymar y le engatusaron con el cuento de ser una estrella paa que dejara a Cavani lanzar los penaltis. Se negó. Luego supo que era segundo plato, porque primero le ofrecieron dinero a su «rival». Estos hechos fueron el colmo para el hombre que costó 222 millones, récord mundial de traspasos, en julio.

El debate familiar fue inmediato. Padre e hijo quieren irse: «Esto no lo haría el Real Madrid». Y mamá Neymar, Nadine Gonçalves, tampoco está a gusto en París. Le gustaría vivir en julio en Madrid. Su marido y su hijo lo dicen en privado con argumentos: su anhelo es fichar por el Real Madrid. un club al que consideran mucho más serio que el PSG y por supuesto que el Barcelona, donde se sintieron infravalorados por Bartomeu.

Tiene contrato hasta 2022

«Ese mercadeo de dar dinero a Cavani y de decir que Neymar no tire los penaltis no sucedería en el Real Madrid», comenta un persona cercana al clan. Marcelo y Casemiro, amigos y compañeros de selección, fueron preguntados por la posibilidad de ver a Neymar en el club blanco y manifestaron que sería bien recibido. Ramos e Isco también comentaron que el equipo siempre quiere a «los mejores». Al buen entendedor pocas palabras bastan. El golpe al Barcelona de Bartomeu sería enorme. El caso Figo se convertiría en un juego de niños al lado de esta operación, que solo podría realizarse si el brasileño va de cara a Nasser al Khelaifi y le espeta que quiere marcharse. Hará todo lo posible por irse. Deberá tener una postura inflexible para conseguir un traspaso. Y argumentará que su padre y su madre tampoco están a gusto en París.

La situación judicial de Al Khelaifi, acusado de soborno por la Justicia suiza, añade al PSG una situación de interinidad de la que el jugador desea escapar. El equipo se encuentra en manos del director deportivo, Antero Henrique. «Esto tampoco sucedería en el Real Madrid», espetan sus allegados. Acaba contrato en 2022. Todo es cuestión de tiempo.