Vídeo: Neymar no aguanta más - Vídeo: ABC Multimedia

Mercado de fichajesNeymar pide a su padre forzar su salida al Real Madrid

No aguanta más. La estrella del PSG es rechazada por el vestuario y por la afición. Ordena al patriarca que negocie su marcha. Objetivo, «el Real»

Actualizado:

En el vestuario solo se lleva bien con el clan brasileño, que rematan Dani Alves, Thiago Silva y Marquinhos. El otro clan, uruguayo y argentino, liderado por Cavani, Pastore y Di María, no soporta a Neymar. La plantilla en general no admite que «el fichado» y Alves se hayan convertido en jefes del vestuario. La estrella no aguanta más.

Fue contratado por el PSG el pasado 2 de agosto como una figura mundial y nada más comenzar la temporada tuvo un enfrentamiento con Cavani, por la potestad de los penaltis, que desveló el antagonismo interno del grupo. El club parisino abonó 222 millones por un futbolista que espera ser el relevo de Cristiano y Messi en el Balón de Oro y las disensiones han roto el éxito de la operación. Se habla más de los enfrentamientos entre profesionales que del reinado del equipo en la Champions. Los silbidos sufridos por el brasileño ante el Dijon, al lanzar un penalti que le correspondía, han sido el colmo para Neymar Júnior. «Le ha pedido a su padre que consiga un traspaso ya», manifiesta a ABC una persona allegada a la familia. «El objetivo es el Real Madrid».

La frase tiene mensaje cifrado. Hace tres semanas, «Júnior» solicitó a su papá, Neymar da Silva Santos, que le buscara una salida para intentar marcharse en julio. Sabía que la meta era difícil, porque Al-Khlaifi le había contratado hace unos meses. No había que mencionar el destino, pues el anhelo de la familia Neymar es el Real Madrid. Lo era desde el primer día que «Ney» rogó a papá un cambio, en diciembre. Y lo es con total claridad desde este momento, harto del mal ambiente que sufre en el PSG y en París. Vive allí y en vez de ser un ídolo, es cuestionado. Ha marcado 24 goles en 23 partidos y es criticado. No lo entiende. Se habla más de las relaciones entre jugadores que de la brillantez del PSG en la Champions. No lo comprende.

El clan Neymar ya estuvo a punto de firmar por el club madrileño en 2013, pero Sandro Rosell abonó al padre diez millones de euros de comisión por adelantado y ese premio decantó el futuro hacia el Barcelona. En principio, vendría a la entidad azulgrana en agosto de 2014, después del Mundial de Brasil. Pero «Ney» llegó en julio de 2013, un año antes de lo pactado, porque el Barcelona pagó al padre otros cuarenta millones de euros de prima por anticipar el fichaje y acabar con el miedo al Real Madrid.

«Ahora, la petición de Júnior a su padre ha sido tajante, que consiga un traspaso ya, para julio, no aguanta», advierte la fuente cercana a los Neymar. «Ya no importa decirlo con sinceridad, porque Al-Khelaifi conoce la situación. No es una cuestión de querer marcharse al Real Madrid, es sobre todo una cuestión de supervivencia. No puede seguir así en el PSG. No está nada a gusto. Su amigo Alves lo sabe. El dueño del club debería comprender su deseo y aceptar una operación en la que todos ganarían, porque el París Saint Germain haría otros fichajes importantes con ese dinero».

El «miedo» a la eliminatoria

El Real Madrid espera acontecimientos. Desea al jugador, le quiso siempre, desde los catorce años, pero nunca hará nada por detrás de Al-Khelaifi. Ya ha visto el Barcelona lo que le ocurrió por tocar a Verrati a espaldas del jefe qatarí. Si el traspaso de Neymar es factible este verano, el club madrileño hablará con el propietario del PSG y le expondrá con franqueza su objetivo, que es el mismo que el del jugador. Este es el capítulo más importante de esta historia,. Es Neymar quien apuesta fuerte por el traspaso. Es una cuestión personal, no ya futbolística.

En un ambiente tan viciado en contra de «Júnior», el delantero está preocupado por las consecuencias externa del resultado del enfrentamiento de Champions con el Real Madrid. La situación se ha tensado tanto en su perjuicio que una eliminación frente al campeón de Europa se volverá en su contra. Será señalado como el gran culpable del fracaso del PSG, que habrá invertido 372 millones de euros en Neymar (222 millones) y Mbappé (150) para ser derrocado en octavos de final. El brasileño solo piensa en la victoria, pero analiza también el efecto adverso y valora que sera acusado como el causante de todos los males, comenzando por el mal ambiente reinante en el seno del vestuario. Si eso sucede, será el detonante final para exigir su transferencia con medidas de fuerza. Nunca continuará así.