Real Madrid

Florentino Pérez, el reto de superar a Bernabéu

Sus fichajes no son para vender camisetas, sino para ganar títulos y rentabilizarlos

Actualizado:

Santiago Bernabéu ha sido su espejo. Di Stéfano, su referente en la filosofía de fichajes. Florentino Pérez llegó al Real Madrid en el año 2000 con un compromiso: conseguir que el club, elegido el mejor del mundo en el siglo XX, consolidara ese liderazgo en el siglo XXI. El Real Madrid ha mantenido ese propósito. Con Florentino Pérez ha conquistado cinco Copas de Europa. Bernabéu celebró seis. El camino trazado por «Don Santiago», con Di Stéfano, Santamaría, Gento y Puskas, lo ha consagrado Pérez de la mano de Cristiano, Modric, Ramos y Marcelo.

Sus fundamentos: 38 títulos. En fútbol, 23: cinco Copas de Europa, tres Mundiales de Clubes, una Copa Intercontinental, cuatro Supercopas de Europa, cuatro Ligas, dos Copas, y cuatro Supercopas de España, En baloncesto, 15: dos Copas de Europa, una Copa Intercontinental, cuatro Ligas, cinco Copas y tres Supercopas de España

El presidente madrileño no solo ha logrado 38 títulos entre fútbol y baloncesto, con dos Champions compartidas este año sino que ha elevado a la empresa Real Madrid al primer puesto del mundo desde el punto de vista económico. Su presupuesto está camino de los 800 millones. Y ha colocado a la marca Real Madrid como una de las más importantes del planeta.

Líder total en la UEFA, deportivo y económico. Es el primer equipo por puntos a lo largo de esta década y es el ejemplo de filosofía económica, con réditos anuales positivos y cumplimiento idóneo del «fair play financiero». Ahora mismo, tiene libertad total para fichar, sin límite, dadas sus cuentas

Lo que ha hecho el dirigente es devolver el prestigio mundial al Real Madrid. Saneó la economía de la institución, a la que cogió en números rojos, y ahora presenta beneficios cada año, con un crecimiento de su presupuesto anual de 50 millones. El secreto que revela quien es Florentino Pérez es que no llevado una presidencia personalista. Al contrario, su éxito se basa en rodearse de los mejores profesionales en cada segmento. Y el Real Madrid se ha transformado en una empresa líder en la mercadotecnia mundial y en la venta por las redes sociales. Hay un ejemplo: nada menos que 48 millones de indonesios, más que la población de España, se declaran madridistas y compran productos de la marca «blanca». Por toda esta evolución, nacida hace dieciocho años, el Real Madrid se ha convertido en el ejemplo a seguir como club deportivo internacional.

Fllorentino Pérez fichó a grandes futbolistas desde su irrupción al cargo en el año 2.000. Figo, Zidane, Ronaldo y Beckham fueron sus primeros referentes. Se le criticó con simpleza al analizar que contrataba jugadores para vender camisetas. Con cinco Champions a sus espaldas ya no escucha esas cosas. Lo que hizo Florentino Pérez es lo que hizo Bernabéu en los cincuenta. Entonces vinieron al Real Madrid nada menos que Di Stéfano, Santamaría, Rial, Puskas y un joven llamado Paco Gento que procedía del Racing.

En el siglo XXI, Pérez consiguió hacer blancos a Figo, Zidane, Ronaldo, Beckham, Cristiano, Benzema, Xabi, Arbeloa, Varane, Modric, Bale, Kroos, Keylor, Isco, Asensio. Aquel Real Madrid de la leyenda ganó cinco Copas de Europa consecutivas. Gento y Santamaría celebraron también la sexta en 1966. El Madrid de Florentino acumula cinco, una con Zidane de jugador y cuatro con Ronaldo de ariete. El francés ha dirigido tres de estas cuatro Copas de Europa, un hito difícilmente repetible: el entrenador no sabe lo que es perder una Champions.

«El objetivo es fichar, tener, a los mejores»

«En el Real Madrid tienen que jugar los mejores», reflexiona el presidente. En su palmarés internacional no solo brillan cinco Ligas de Campeones (2004, 2014, 2016 y 2017, 2018), sino tres Mundiales de Clubes, una Copa Intercontinental, cuatro Supercopas de Europa, dos Copas de Europa de baloncesto y una Intercontinental. La empresa Real Madrid es la mejor del continente durante esta década. Después de treinta y dos años sin ganar la Copa de Europa, desde 1966 a 1998, hoy es una rutina comprobar cómo el Madrid amenaza con ganarla cada año.

El dirigente no solo habla de títulos. Advierte que para mantener a la plantilla en el primer puesto mundial hay que realizar un trabajo básico que es crear una cantera amplia y formar a los jugadores con las mejores condiciones posibles en una ciudad deportiva envidiada por otros clubes. El primer plantel posee también las mejores instalaciones para desarrollar su potencial. Las residencias del primer equipo y de «la fábrica» son la prueba de la dedicación exhaustiva para aportar toda la ayuda técnica, física, médica y alimenticia que explote lo mejor de cada jugador, desde el cadete al profesional del primer equipo.

Pérez construyó la ciudad deportiva en 2004. Carvajal, Nacho, Lucas, Kiko Casilla y Morata son ejemplos de esa labor oscura desde abajo. Ahora, el máximo responsable de la empresa prepara la remodelación del Bernabéu para convertirlo en el mejor del mundo. Estas obras y esos medios forman los cimientos del éxito. Hace la casa desde abajo. El Real Madrid de Florentino Pérez presenta 38 títulos que definen una institución que es líder económica y deportivamente a escala mundial. Su sueño es superar las seis Champions de Bernabéu.