Fernando R. Lafuente - Grada de Preferencia

La escala de Múnich

Zidane se la juega con Benzema, el dos veces falso nueve

Fernando R. Lafuente
Actualizado:

Un «Falso nueve», lamentablemente la última entrega de suspense en torno al fútbol escrita por el recientemente fallecido Philip Kerr (1956-2018), se encuentra una de las mejores descripciones de por qué si a Borges el Paraíso se le apareció bajo la forma de una biblioteca, a muchos, entre ellos Kerr, nos parece que también el Paraíso puede aparecer bajo la forma de un partido, o dos, de fútbol. Incluso lograr lo máximo: hacer compatible la biblioteca borgiana y el estadio. En Kerr se encuentra escrito lo siguiente: «El fútbol se ha convertido en el nuevo esperanto, una moderna lengua franca en el más estricto sentido de la palabra. Es un idioma puente, un idioma comercial que facilita el intercambio cultural en todo el mundo». Pareciera como si algunos pasajes del libro estuvieran dedicados a jugadores del Madrid. Isco: «Hay una gran diferencia entre un jugador y un artista. Formar parte de un equipo implica dejar que cada uno de tus compañeros toque el balón. Yo estuve en un equipo en el que contrataron a un artista de estilo libre, pero siempre acababa dando demasiados toques».

A Benzema le cuadra la cita que abre el libro: «El término falso nueve hace referencia a un futbolista que juega de único delantero y muy adelantado para buscar el balón. El cometido de esta figura es el de atraer a los defensores centrales para que sus compañeros aprovechen los espacios que deja en las líneas defensivas y, así, aumenten las probabilidades de marcar de éstos». (Keiran Robinson).

Y ahora, a Múnich. Lewandowski afirma que «están perfectos» y, sí, lo están, la alineación anunciada es imponente; Cristiano les lleva marcados a los impolutos alemanes 26 goles, sólo al Bayern le ha dejado en la red nueve golazos en seis encuentros; Zidane se la juega con Benzema, el dos veces falso nueve; el oscurecimiento de Bale debe ser doloroso para el galés; los quince primeros minutos son esenciales y que el Bayern encaje en casa, letal; cuidado con Heynckes; cierta tranquilidad con Kuipers, árbitro tranquilo y sensato; rezar para que Marcelo se concentre en controlar su lado y Múnich sea la primera escala hacia la gloria. o hacia el Paraíso, el de Borges y el de Kerr.

Fernando R. LafuenteFernando R. Lafuente