Cristiano y Zidane, abrazo emotivo
Cristiano y Zidane, abrazo emotivo - REUTERS
Mundial de Clubes

Cristiano y Zidane, el Real Madrid del siglo XXI

Francés y portugués lideran la era moderna del club blanco, dominador absoluto del fútbol mundial en los dos últimos años

ENVIADO ESPECIAL A ABU DABIActualizado:

El Madrid es ese tipo de ejecutivo que acude a trabajar a su rascacielos con barba de tres días, despeinado, cara de resaca y traje sin corbata, pero cuando le invitan a una fiesta, se afeita, se pone gomina y se enfunda su mejor esmoquin. Ya son doce las finales internacionales consecutivas que ha ganado el conjunto blanco (la última que hincó rodilla fue en el año 2000 ante Boca Juniors), gran dominador del fútbol en este 2017, y en los últimos 23 meses, justo los que lleva Zidane como técnico blanco. Nunca antes en la historia el Real Madrid amasó cinco títulos en un año natural, y el técnico francés llega a las ocho copas como entrenador blanco, igualando a Molowny como segundo técnico con más títulos y ya a solo seis de Miguel Muñoz. La maldad de la flor y el jardín quedó marchita hace bastante tiempo.

No es casualidad que las tres (cuatro si tenemos en cuenta que la Supercopa de España es a doble partido) grandes exhibiciones del Real Madrid en este curso hayan sido con una copa de por medio. Cuando este Madrid huele sangre, saca el colmillo y muerde a su rival sin piedad ninguna. Si la semifinal contra el Al Jazira dejó un desierto de dudas, ante el Gremio, los blancos bailaron al ritmo del mejor Modric (Balón de Oro del torneo) e Isco, y con Cristiano haciendo bueno el trabajo coral de sus compañeros en el Zayed Sports City Stadium.

57 goles en 2017

Otra final, otro partido decisivo en el que la estrella portuguesa deja su bandera con el logo de CR7 clavada en la hierba. Ni siquiera la violenta entrada de Geromel, a los sesenta segundos de partido, clavando los tacos en su gemelo izquierdo, intimidaron a un Ronaldo excelso en 2017, donde suma 57 tantos, los mismos que Messi, y de mayor relevancia. Marcó en los últimos cinco partidos de Liga, en todos los cruces de la Champions, con doblete en la final. También en el duelo de ida, en el Camp Nou, de la Supercopa de España, y se marcha de Abu Dabi con dos tantos, ambos definitivos para otro sarao del Madrid con confeti y brazos al cielo: «Yo siempre hablo en el campo y ahí están mis números», comentó Cristiano, nombrado MVP de la final.

Con su tanto ante el Gremio, Ronaldo iguala a Pelé (siete cada uno) como máximo goleador en la historia de las Intercontinentales y Mundiales de Clubes. Un tanto que puso fin a una curiosa estadística. Nadie marcaba de libre directo en la final de este torneo desde 1989, cuando lo hizo Alberigo Evani en el triunfo del Milán sobre Atlético Nacional (1-0): «Es impresionante nuestro año. Zidane nos recordó antes de partido que podíamos hacer historia ganando cinco títulos. Nos pusimos las pilas y fuimos justo ganadores».

Queda el clásico, el próximo sábado, para cerrar un año triunfal y volver de vacaciones lo más cerca posible del Barcelona, hasta ahora invicto en Liga. Pero pase lo que pase el sábado en el Santiago Bernabéu, y a pesar de la considerable distancia que hay ahora mismo en Liga respecto a los azulgranas, la matrícula de honor no se le puede quitar a un equipo que de la mano de Zidane y de Cristiano Ronaldo, ha reescrito la historia del Real Madrid en menos de dos años: «Me siento muy bien, feliz, y motivado. Ahí está mi trayectoria. Si es posible claro que me gustaría retirarme en el Real Madrid, pero no depende mí. Yo no mando». Zidane, que algo sí que manda, tardó pocos minutos en recoger elguante: «Quiero que renueve y se retire aquí. Ya nadie hace lo que él y el Madrid es su casa». Y Florentino, el que más manda, terminó de ponérselo: «Cuestionar a Cristiano es cuestionar al Real Madrid».