Real Madrid

Alisson, el portero mejor colocado

El brasileño desea venir al Real Madrid, la Roma de Monchi quiere vender y su precio es el más asumible: 50 millones

Actualizado:

El Mundial permite negociar con sigilo para dejar los acuerdos vistos para sentencia a partir del 16 de julio, cuando el espectáculo de Rusia 2018 haya finalizado y comiencen las pretemporadas de los clubes. El Real Madrid busca un guardameta para tener asegurada esa posición con dos hombres de garantía y el mejor colocado para competir con Keylor Navas es Alisson Becker, cancerbero de la Roma y de la selección brasileña. Hay dos puntos de partida esenciales en este movimiento de fichas. El primero es que Alisson les ha dicho a Casemiro y a Marcelo que desea venir al tricampeón de Europa y pide al club español que ataque la operación. El segundo es que la Roma de Monchi es vendedora y está dispuesta a traspasar al portero. El precio ronda los 50 millones más objetivos.

Oblak, 100 millones: en el Madrid piensan en el rojiblanco, pero es caro y romperían un pacto que, es cierto, solo les perjudica

El brasileño está en cabeza de las opciones porque David de Gea y Jan Oblak son adquisiciones mucho más complicadas y caras.

De Gea, una meta difícil: Jorge Mendes ha intentado el fichaje, pero el United no quiere traspasarle y solo cedería por una oferta irrechazable: 120 millones

Jorge Mendes ha dialogado con el Real Madrid para intentar el eterno anhelo de contratar a David de Gea. Florentino Pérez nunca deja tirado a un futbolista que ha apostado fuerte por firmar con el club blanco y tras el fiasco burocrático del 31 de agosto de 2015, producto de la bisoñez de los nuevos gestores del Manchester, que aún no han aprendido de Alex Ferguson, el presidente ha vuelto a pujar por el internacional español. Mendes ha comprobado que el United no desea el traspaso, según ordena Mourinho, y el club inglés solo accedería a negociar si llegara una oferta de 120 millones. Pero el diálogo podría extenderse hasta agosto y los ejecutivos del Bernabéu no permitirán otro verano de conversaciones infructuosas para sufrir un nuevo final de mercado de infarto, corriendo y sin solución.

El pacto de caballeros, a favor del Atlético

En esa situación, la carta de Oblak sería algo menos alevosa. Su cláusula cuesta 100 millones y primero habría que conocer si el esloveno está dispuesto a dar este salto. El Real Madrid piensa que el precio también es caro, pero lo medita. Su decisión rompería definitivamente «el pacto de caballeros» verbal que mantiene con el Atlético para no pujar por jugadores del vecino. Un acuerdo no escrito que se rompió la temporada pasada cuando la entidad madridista abonó 26 millones por Theo, una operación que se gestó por el deseo del lateral de marcharse del equipo rojiblanco, molesto por la falta de aprecio de Simeone. Ahora, la hipotética determinación de apostar por Oblak acabaría con un pacto que, como señalan importantes personas del madridismo, solo beneficia al Atlético , pues habitualmente no hay operaciones en sentido contrario. Y el club rojiblanco ha sido el gran rival del Real Madrid en el continente en los últimos años, con dos finales y dos eliminatorias decisivas.

Alisson: titular en la Roma y en la selección brasileña de fútbol, tiene 26 años y la experiencia necesaria para militar en el Real Madrid; con una envergadura de 1,93 centímetros, sale muy bien por alto, evita muchos remates de cabeza, y es rápido en sus movimientos

Varios profesionales cualificados del Real Madrid señalan a ABC que Oblak debería ser el objetivo para cubrir la portería durante muchos años. Tiene 25 años y ocho temporadas de carrera por delante.

Un respeto a Keylor, que competirá con el fichaje

Su precio, 100 millones, es el condicionante más importante para pensar en Alisson. El brasileño de la Roma es la elección más asequible porque cumple con los requisitos que se plantea la institución madridista: tiene 26 años, está curtido a escala internacional, su precio es asumible para atacar otros fichajes prioritarios y sería un buen competidor de Keylor. Este último punto es fundamental. Se respeta la valía del costarricense, pero hay que contratar un segundo arquero de nivel porque Navas tiene 31 años y una lesión dejaría la portería sin un guardameta de primera línea, como ya ha sucedido. Kiko Casilla, también con 31 años, no cumple ese requisito. Hace falta un guardameta más joven. El brasileño competiría con el costarricense sin que hubiera un titular claro. El nuevo entrenador decidirá.