Ana Carrasco celebra la victoria con su equipo en Portimao
Ana Carrasco celebra la victoria con su equipo en Portimao - ETG Racing

Motociclismo | SuperbikesAna Carrasco: «En la moto no me veo como una mujer, sino como un piloto»

La española es la primera mujer en ganar una carrera del Mundial de Superbikes y espera que su triunfo rompa la barrera de «que las mujeres no pueden ganar a hombres»

Actualizado:

No se esperaba tanto revuelo por una victoria en la que lleva trabajando desde los tres años, desde que aprendiera a montar en moto antes que en bicicleta o casi antes de expresarse correctamente. Prefería hacerlo sobre las dos ruedas, como lo hace hoy, con 20 años y un historial de pequeños pasos en su carrera que son enormes zancadas para el deporte femenino mundial. Es Ana Carrasco (Murcia, 1997), la primera mujer en ganar una carrera en el Mundial de Superbikes, y dice a ABC que no será la última porque ya piensa en el título del año que viene.

-¿Cómo se siente?

-Supercontenta, llevaba mucho tiempo trabajando para conseguir un resultado así. Feliz y agradecida con mi equipo, el ETG Racing (Escuela Técnica de Gerona), mi familia y con todo el mundo que me ha estado apoyando hasta conseguirlo.

-Después de tantos años trabajando, ¿esto es una liberación?

-Es una recompensa y una consecuencia. Para mí, para mi familia que siempre ha estado apoyando, al trabajo de mi equipo. Desde el principio de este curso me sentía rápida y fuerte. Estoy en el mejor estado de forma de mi vida y el resultado tenía que llegar. Al princio teníamos una moto algo menos competitiva que las demás, pero hemos ido mejorando mucho.

-Fue la primera española en puntuar en el Mundial de Moto3, en 2013, y ahora esto, ¿se siente una pionera?

-A lo largo de mi carrera, creo que he ido haciendo cambios en la historia del motociclismo. Siempre busco los resultados deportivos, pero lo que logre a nivel de deporte femenino es un extra. En mi pelea por ser campeona del mundo se darán esos pequeños pasos para todas. No me esperaba esta repercusión por la victoria, pero me alegro por dar un impulso y romper esa barrera de que las mujeres no podemos.

-¿Por qué se pasó a Superbikes?

-Llevaba muchos años sin optar a material competitivo y me limitaba en los resultados. Me esforzaba y lo pagué con lesiones. Quería encontrar ese lugar en el que demostrar que podía. Son dos categorías bastante parecidas. Las motos son diferentes, pero son ambas de Dorna, así que la estructura es similar. Ahora tengo un equipo que confía en mis posibilidades, me da material, y patrocinadores para los que este triunfo es un plus. Ahora voy a las carreras y sé que puedo ganar. Todos necesitamos sentirnos competitivos. Un año lo aguantas, dos o tres te empiezan a afectar porque no es siempre problema del piloto. Es un pack.

-¿Hay mucha presión en Moto3 por lograr resultados y poder ascender?

-Todos los pilotos tienen presión por ganar. En todas las competiciones. Es difícil llegar. Pero creo que si no fuera una mujer hubiera tenido mejores posibilidades. Nos cuesta un poco más porque somos muy pocas, y es normal que lleguen menos a los buenos resultados [en el Mundial de motociclismo solo está María Herrera]. Pero a nivel de capacidad estamos a la altura. Esta victoria cambiará mentalidades y se abrirán puertas para el futuro.

-Lo dice convencida.

-Sí, sí, se abrirán. El problema era que una mujer nunca había ganado a un hombre. Ahora mismo mucha gente ha podido ver que tenía capacidad para hacerlo. Me ayudará a mí y a las demás que vengan en el futuro.

-¿Es un problema de educación? ¿De que todavía en la familia se sobreprotege más a las niñas?

-Más que de la familia, creo que alcanzar un objetivo depende de los ejemplos. Cuando somos pequeños nos fijamos en alguien que significa algo para nosotros, un deportista, un artista, lo que sea. Si no ves en tu infancia a alguien que ha conseguido eso que deseas es muy difícil que tú pienses que puedes. Yo no he tenido referentes femeninos en las motos porque a nivel deportivo nunca me he visto com una mujer, sino como un piloto. Es la educación que me ha dado mi familia. Me he fijado en Rossi, en Márquez… Nunca vi diferencias.

-¿Siente un poco de responsabilidad por su familia?

-Ellos son parte de este trabajo, me han hecho llegar hasta aquí. Mi familia nunca me exigió nada, ni mejor resultado ni peor, solo que me divirtiera. Su apoyo siempre ha sido el de ayudarme a hacer lo que más me gustaba. Presionar a un hijo es un error. Somos muy jovenes, ahora soy un poco más mayor, y lo puedo ver. Hay que divertirse, no hay que poner responsibilidad.

-¿Volverá a Moto3?

-Solo si un equipo me garantizara material competitivo. Ahora saben que si nos dan las mismas oportunidades, las mujeres podemos ganar.