Moto3 | GP AustraliaMir, un campeón atípico

Inteligencia, talento y constancia para un piloto surgido de una tienda de patines

Actualizado:

Con ese carácter balear de sonreír y guardar la distancia, Joan Mir ha terminado una temporada perfecta. Sin hacer ruido más que cuando correspondía: en los domingos de carrera. Ya había avisado en su primer año en la categoría, pero ha hecho brillar su constante esfuerzo por mejorar y por sobresalir en Moto3 y no solo por su altura. Un campeón por contundencia.

Casi comenzó a patinar antes de andar. Sí, patinar, por el negocio familiar ubicado en el centro de Palma se dedica a monopatines y ruedas, pero sin motor. Mir es tan atípico en la pista como lo fue en sus orígenes. Sin tradición familiar, se desmarca del resto de pilotos que siempre suspiraron por una moto. A él le costó más llegar a ese punto. Solo cuando fue a visitar a su primero Joan Perelló a una carrera de las que disputaba. Fue amor a primera vista. Aunque la agilidad que había conseguido con los patines de su padre le sirvió para desarrollar sus virtudes.

Probó un año en la escuela de pilotos de Chicho Lorenzo, padre de Jorge, pero se desmarcó enseguida y se encontró con Dani Vadillo, profesor, mentor y entrenador, que lo ha llevado por el camino del triunfo. Con paciencia y mesura para que cada paso fuera sobre seguro. Incluso a costa de esperar para tener una moto a su medida para el crecimiento fuera consciente. A su alrededor, una familia que se ha amoldado a las virtudes del joven aun sin contar con las grandes fortunas que a veces se requieren para este mundo de las motos. Pero sin inmiscuirse en nada en la trayectoria de su hijo. Un mono y un poster lucen en el escaparate de la tienda de patines de Palma. Son sus primeros seguidores, pero desde fuera.

No obstante, la base del éxito es el propio Mir: talento, disciplina, profesionalidad, humildad para aprender de todos y de todo y una cabeza muy bien amueblada. Se ha rodeado de un equipo multidisciplinar que lo guía en la parte psicológica y lo ha hecho prudente, y a la vez explosivo; meticuloso y ambicioso por igual. La inteligencia sobre la moto venía de serie. Así se entiende su superioridad en una categoría tan igual como Moto3. Ha ganado evitando rebufos, por velocidad, por remontadas imposibles o por adelantamientos. Un manual muy extenso de herramientas que lo han impulsado hasta su primer título mundial y a subir de categoría el próximo año, en el equipo Estrella Galicia Marc VDS.