Lorenzo y Dovizioso
Lorenzo y Dovizioso - AFP

MotoGP | GP Malasia«Mapping 8», el mensaje que alarga la lucha por el título hasta Valencia

Dovizioso gana la carrera tras superar a su compañero Jorge Lorenzo e impide la corona de Márquez en Malasia al acabar cuarto. Cheste decidirá la corona

Actualizado:

Séptimo en la parrilla, agua, el recuerdo de «la patada de Rossi» en 2015, y con Andrea Dovizioso en tercera posición. No eran las mejores condiciones para Marc Márquez para ser campeón. Aunque tenía diversas opciones para conquistar su cuarto título en MotoGP, tampoco fue el Márquez agresivo y arriesgado de otra carreras. Lo había avisado tras vencer en Australia. Iba a pensar en la calculadora. Refrendó que no se sentía cómodo en el Gran Premio de Malasia con un cuarto puesto que retrasa su alirón hasta Valencia. Porque ganó Dovizioso, después de superar a Jorge Lorenzo a falta de seis vueltas para el final tras un enigmático mensaje en la vuelta 15.

¿Órdenes de equipo? ¿Mejor ritmo de Dovizioso? «El equipo ha hecho lo que había que hacer en este momento», espetó Gigi Dall'Igna. Un mensaje enigmático en una situación complicada, puesto que Lorenzo tiró desde el inicio y se le vio fresco, confiado y ágil por fin para lograr su primera victoria después de un año intentándolo. Pero ese triunfo bautismal hubiera hecho campeón a Márquez, un piloto de la competencia. Y el debate está abierto, máxime con un abrazo y un «gracias» del máximo dirigente de Ducati con el piloto balear.

Lorenzo siempre ha dicho que es un hombre de equipo, aunque Dovizioso a veces se desmarcaba con un «el motociclismo es un deporte individual». Al final, las Ducati hacen doblete y, además, impiden que Márquez consiga el título en su primera oportunidad, dándose una segunda opción con 21 puntos de desventaja sobre el español de Honda. «El neumático trasero se ha mantenido constante, pero no el delantero. Cuando cerraba al final de recta se me iba un poco. Y he tenido un susto al final de recta porque se me cerraba el tren delantero al frenar. Me han pasado y he apretado, pero he visto que era Dovizioso y no he apretado al límite», indicó Lorenzo.

Tampoco apretó Márquez, que tampoco le gusta demasiado el circuito, y sí a su rival, campeón aquí el año pasado. El español intentó ser él mismo nada más apagarse el semáforo, con el límite como compañero y guía. Se lanzó con su mejor salida y hasta frenó las buenas intenciones de Lorenzo. Sin especular. Sin calculadora. Pero el circuito de Sepang es largo y complicado para él, que solo ha ganado aquí en 2014, se cayó en 2015 y fue undécimo en 2016.

Además, contaba ya el de Honda con la motivación de sus rivales, sobre todo de un Dovizioso que solo le quedaba la opción de ganar o de poner muchos pilotos entre él y el español. Pero el de Ducati no quiso especular con otros equipos y siguió la estela de Lorenzo, fantástico en Malasia después de una gran salida y superar a Johann Zarco a mitad de carrera. Márquez, con sustos durante todo el fin de semana y su caída número 25, decidió permanecer seguro detrás de las dos Ducati y del francés. Si ganaba alguno que no fuera Dovizioso sería campeón a pesar de no subir al podio. Así que dejó que su título lo decidieran sus rivales.

«Suggested Mapping 8»

La situación se volvió compleja, algo irreal y sobre todo, paradójica. Porque Lorenzo y Dovizioso superaron a Zarco y en Ducati llegaron los nervios. Una caída del italiano sería fatal, pero también la victoria del español entregaría el título a Márquez. Era Lorenzo quien tenía más ritmo y velocidad. En la vuelta 15 apareció en su pantalla de la moto un mensaje «Mapping 8» que solo él entendió, aunque luego dijo que no lo había visto. Sin embargo, en la vuelta siguiente, Lorenzo perdió su sgundo de ventaja y tuvo un susto al final de recta. Fue superado por Dovizioso, que ya no soltó la cabeza, midiendo las curvas para no fallar cuando ya todo estaba de su parte, y con un aliado detrás.

«He empujado al 90 % cuando he cometido ese error y he visto que Dovizioso me ha pasado. Si no hubiera cometido ese error podría haber estado más cerca de la victoria. He tirado después, pero he visto que una caída no merecía la pena. Habíamos hablado antes con el equipo y sabía lo que tenía que hacer», completó Lorenzo, sin querer desvelar si hubo o no órdenes de equipo. «No he hablado con Jorge, pero se ha retenido un poco después de que yo lo pasara porque era fácil poder caer. Era complicado ir más rápido, pero hubiéramos arriesgado demasiado. Sí que tenía ritmo para superarlo. No sé si hubo órdenes de equipo, no hablo de estas cosas con el equipo. No me gusta ganar con ayuda», confesó Dovizioso. Solo ellos sabrán si hubo o no órdenes. Hubo un mensaje, y las Ducati alargan el Mundial hasta Valencia.