RÍO2016Juegos Olímpicos

Juegos Olímpicos

Una colecta para la sirena libia

La primera mujer olímpica de su país desde la caída de Gadafi acudirá a los Juegos gracias al micromecenazgo

Daniah Hagul
Daniah Hagul - AFP
Alicia Alamillos El Cairo - Actualizado: Guardado en: Actualidad Rio-2016

Daniah Hagul, gorro de baño en mano, ha logrado convertirse en la única representante femenina libia en los Juegos Olímpicos de Río, y la primera mujer desde la caída de Gadafi. Competirá en la disciplina de 100 metros braza gracias a su talento, más de dos horas de entrenamiento diario, el apoyo de sus padres y a una campaña de «crowdfunding» que le ha permitido llevar la bandera roja, negra y verde hasta Brasil.

Esta «sirena» de 17 años se entrena desde niña en las piscinas de Malta, adonde emigraron sus padres en los años 90. En un país como Libia, de mayoría musulmana, que una mujer lleve bañador puede ser un acto de rebeldía. Sin embargo, desde los cuatro años con los que aprendió a nadar, hasta los 12 con los que empezó a entrenar profesionalmente, Daniah ha recibido el apoyo de sus padres en este «inusual» deporte para las jovencitas libias. Ante su potencial, Daniah ha seguido un intenso programa de entrenamiento en el internado británico Mount Kelly de la mano de Robin Brew, exolímpico, que hoy comparte orgulloso los primeros éxitos de su pupila. Daniah tiene ya en su haber tres oros, recogidos en los Campeonatos Internacionales de Natación de Catar en 2015. Antes, compitió con éxito en Kazán. Libia ha participado en al menos 10 Juegos Olímpicos, pero nunca ha ganado una medalla, excepto un honroso bronce en los Paralímpicos.

Daniah se muestra orgullosa de representar al dividido pueblo libio en Río, y cuenta que recibe el apoyo de la Federación Libia de Natación (LSF) y del Comité Olímpico Libio (LOC). Sin embargo, la delicada situación del país, donde las milicias se enzarzan a balazos por el control del territorio desde hace casi cinco años, impide que el LOC pueda ofrecer poco más que el apoyo moral. La mayoría del dinero, admite Daniah, sale de su familia, del holding libio HBGroup y, en los últimos meses, de una colecta que, tras hacerse viral en Facebook, ha logrado recaudar 6.800 euros.

La salida de los modestos

No es la única. El micromecenazgo se ha convertido en una vía de financiación cada vez más popular entre atletas de decenas de países, desde EE.UU. a Kenia, pasando por España. Atletas sursudaneses han recurrido a la popular página de micromecenazgo GoFundMe en busca de los fondos que la Federación de Sudán del Sur –un país inmerso en el conflicto y la sangre casi desde su nacimiento– apenas puede darles. Australianos, uruguayos, congoleses… en los últimos meses, tan solo GoFundMe ha recopilado donaciones de 7.000 personas para 142 deportistas en su ruta a Río 2016, por valor de 619.833 euros.

Hay otras plataformas, algunas enfocadas específicamente en recoger financiación para atletas y equipos olímpicos, como RallyMe, Pursu.it o Indiegogo, afianzando un fenómeno joven pero cada vez más recurrente, especialmente entre deportistas que se ven excluidos de los grandes patrocinadores internacionales, ya porque su deporte no sea tan reconocido, ya porque estén comenzando su andadura profesional.

«Mi nombre es Guor Mading Maker. Soy corredor profesional de maratón y he participado en las Olimpiadas de 2012. Tengo dos sueños. Uno es competir por Sudán del Sur en las Olimpiadas de 2016, y el otro es ser capaz de ayudar a entrenar a la siguiente generación de corredores sursudaneses”, se presenta Maker, un habitual ya en la plataforma de micromecenazgo.

“Desafortunadamente con el Congo (República Democrática del Congo) confiar en el sistema nunca es una opción”, escribe por su parte Makorobondo Salukombo, atleta congolés en el exilio estadounidense. Salukombo no organiza una campaña de mecenazgo por él, también clasificado para los Juegos de Río, sino para su compañera Beatrice Kamuchanga, que participará –si logra la financiación suficiente- en los 5.000 metros lisos. Pasaportes, desplazamientos, hoteles… todo debe ser pagado con unos dólares que Kamuchanga no tiene, y que su Federación no le va a dar.

Toda la actualidad en portada

comentarios