Miriam Casillas
Miriam Casillas - Isabel Permuy

Río 2016 | TriatlónMiriam Casillas: ¿triatlón o medicina?

La extremeña disfruta de sus primeros Juegos el mismo año que termina la carrera de Medicina

Actualizado:

En la residencia, mientras sus compañeros salían de fiesta y trataban de llegar a los exámenes en el último minuto, Miriam Casillas se quedaba encerrada cada día un rato para preparar las asignaturas. Al menos, el tiempo que le permitían los entrenamientos de triatlón, que no era mucho porque los Juegos Olímpicos exigen lo máximo de cada uno. Pero también la medicina, el futuro que espera a esta triatleta.

Aprendió a centrarse, a utilizar el tiempo como correspondía. Si había que estudiar, estudiar, aunque fuera en los autobuses o en la piscina mientras se cambiaba para pasar a la siguiente fase de entrenamientos. «Y los compañeros me ayudaban mucho, me prestaban apuntes, me decían “oye, que mañana hay que entregar tal cosa”», explica la extremeña de 24 años. No tiene tiempo ni para enfadarse ni para pensar en lo sacrificada que es su vida. Siempre hay alguien peor, repite. «Aunque suene algo muy duro, lo he disfrutado. Han sido seis años y no me esperaba pasar curso a curso. Pero el deporte te da unos valores y no lo cambio por nada».

Como a Mireia Belmonte, le recomendaron a los 12 años acudir a la piscina por una pequeña escoliosis en la espalda. Y la familia, con su sano interés en que los hijos practicaran bicicleta o salieran a correr al aire libre la empujó hasta un deporte que ni siquiera conocía. «Me apunté con mi hermano, que es el que me ha apoyado siempre. Y fue paso a paso. Pero el punto de inflexión fue llegar a Madrid para estudiar y entrenarme en el CAR». Pero lo de los Juegos llegó hace apenas un año y medio. «Ni siquiera estaba en mis objetivos porque durante dos años y medio del ciclo no competí en ninguno de los eventos que clasificaban. Pero mira, ha salido perfecto. No me lo esperaba ni yo».

No sabe qué es más vocacional. El triatlón pasó de ser un hobby a un trabajo por el que se ganó una plaza para Río 2016, y la Medicina siempre fue a lo que quería dedicarse más adelante. «Nunca me voy a desvincular una de la otra nunca. Ahora estoy más enfocada al triatlón, pero cuando me ponga la bata no me dejaré de subir a una bicicleta». Tiene, como todos los triatletas, a Javier Gómez Noya como referente, pero también a Ainhoa Murua, compañera de entrenamientos y experta porque Río han sido sus cuartos Juegos. «Me dio ese punto de tranquilidad que tenía como veterana en unos momentos que lo veía todo muy difícil».

En este verano olímpico en Río el premio para Casillas es doble: carrera terminada y sus primeros Juegos. Casi nada. ¿Y la especialidad? «Uy, eso no lo he pensado siquiera. Ahora, triatlón, cuando vuelva, vacaciones. Después ya me pondré a pensar en qué quiero ser».