Pyeongchang 2018Los robots toman las pistas

En paralelo a la competición de los Juegos de Invierno se ha celebrado un «descenso» protagonizado por máquinas

Actualizado:

Mientras los esquiadores ven cómo el viento trastoca sus planes de competición al ser aplazadas varias de las pruebas en los Juegos, los robots no tiene problemas y protagonizaron sus propios «descensos» en Pyeonchang.

Ocho máquinas de todos los tamaños, formas, universidades y empresas privadas realizaron el descenso en el resort de Welli Hilli y pelearon por un premio de 10.000 dólares en el Ski Robot Challenge.

Los robots también debían tener una preparación para participar en el evento: más de 50 centímetros de altura, apoyarse en ambas «piernas» con movilidad en «rodillas» y «codos», moverse con un sistema de energía independiente y utilizar esquíes y bastones.

Las máquinas van equipadas con cámaras y sensores para detectar las puertas azules y rojas y poder girar y sortearlas en la pista para principiantes en la que se disputó la prueba. Los equipos conseguían puntos por el número de puertas que sorteaban y por el mejor tiempo realizado.

Este acto, para promocionar el potencial tecnológico de Corea del Sur sirve como aperitivo de lo que el organizador, Kim Dong-uk, predice que serán los próximos Juegos Olímpicos para robots. «Creo que en el futuro los robots tendrán sus propias olimpiadas con las mismas normas que tenemos las personas».