Red Gerard (centro) compitió en la modalidad de «slopestyle»
Red Gerard (centro) compitió en la modalidad de «slopestyle» - pyeongchang2018.com

PyeongChang 2018Un chico de 17 años se lleva el oro en los Juegos de invierno pese a quedarse dormido viendo Netflix

Red Gerard consiguió comer un bocadillo, ganar la prueba y convertirse en el primer medallista nacido en el siglo XXI

MadridActualizado:

La historia del deporte está llena de talentos que no necesitaron cuidarse de más ni mantener una disciplina espartana para ser los mejores en lo suyo. Las juergas de Romario, el despite de Pedro Delgado en la contrarreloj de 1989... todos son capítulos entrañables que deberían abrir hueco a un joven estadounidense de 17 años.

Red Gerard, que compite en la modalidad de «slopestyle» en estos Juegos Olímpicos de Invierno, consiguió el oro después de quedarse dormido viendo Netflix y despertar sin apenas tiempo de presentarse a la competición.

Gerard, de 17 años, pasó la noche anterior a la prueba haciendo lo que haría cualquier chico de su edad con algo de tiempo libre. Este atleta, afamado ya en su país, se dio un atracón de Netflix viendo la comedia «Brooklyn Nine-Nine» y a punto estuvo de costarle un disgusto. Red tenía que levantarse a las 6 de la mañana pero no escuchó el despertador. Fue un compañero de equipo, Kyle Mack, quien le localizó en su habitación recuperando las horas de sueño que malgastó delante de la pantalla.

Según el relato de Yahoo Sports, Kyle Mack consiguió despertarle a las 6.20 horas. Red Gerard despertó sobresaltado y con el tiempo justo para coger un sándwich de huevo con jamón, aguacate y queso. Hubo un momento de verdadero pánico cuando no encontró su chaqueta de competir, problema que resolvió cogiendo prestada la de su compañero Kyle.

Con la hora pegada y un estado de nervios considerable, Red Gerard consiguió llegar a la prueba, ganarla y convertirse, además, en el primer medallista nacido en el siglo XXI. Un récord de precocidad que, unido a las circunstancias que precedieron al oro, evidencian que estamos ante un joven de talento inabarcable.