Estadio de San Petersburgo, sede del Mundial 2018 de Rusia
Estadio de San Petersburgo, sede del Mundial 2018 de Rusia
Patrocinado porInfiniti

Sedes Mundial Rusia 2018Estadio de San Petersburgo

Este recinto destaca destaca por su cubierta retráctil y su terreno de juego deslizante

Actualizado:

Levantado en la isla Krestovsky, en la segunda ciudad más poblada de Rusia (5 millones de habitantes), el estadio de San Petersburgo comenzó a construirse en 2007, pero no fue inaugurado hasta 2017, para albergar partidos de la Copa Confederaciones. Tras varios retrasos en los plazos previstos, la elección de Rusia como sede del Mundial 2018 supuso el impulso definitivo para su finalización.Un década de trabajos para finalizar una obra faraónica y muy costosa (1.100 millones de euros) que destaca por su cubierta retráctil y su terreno de juego deslizante, lo que permite que este recinto pueda albergar otro tipo de certámenes. Un imponente estadio de siete pisos que tiene 79 metros de altura. El interior esta formado por dos anillos enormes de graderíos y en medio una zona para localidades premium. Un recinto, uno de los estadios más modernos del mundo, que llama la atención por la verticalidad de las gradas, con capacidad para 67.000 espectadores.

SAN PETERSBURGO

La «perla europea», como la llaman, es conocida como la ciudad imperial por antonomasia. Capital del imperio ruso, en ella residieron los zares, que dejaron testimomio de su grandeza através de las construcciones de palacios y edificios religiosos. Fundada por Pedro el Grande en 1703, con el objetivo de convertirla en la «ventana de Rusia hacia el mundo occidental», a lo largo de la historia ha recibidio diferentes nombres, como Petrogrado o Leningrado, en honor al líder revolucionario.

Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, es un lugar indispensable para los amantes de la Historia y del Arte, que pueden visitar el Museo Hermitage (reúne más de tres millones de piezas); y de la música, donde además de varias salas de conciertos, se puede disfrutar de la ópera en el histórico Mariinski o en el Mariinski II, equipado con las tecnologías más modernas y que fue inaugurado en 2013, con la presencia de Putin, y que está bajo la dirección artística de Valery Gergiev. Los amantes de la literatura rusa pueden visitar la casa donde vivió Dostoievski.