Robbie Williams
Robbie Williams - REUTERS
Patrocinado porInfiniti

Mundial Rusia 2018Putin, Casillas, Ronaldo y Robbie Williams, protagonistas en una ceremonia sin líderes occidentales

El portero del Oporto entregará la copa en el césped. El mítico Pelé, duda hasta el último momento por problemas de salud

Horario y dónde ver Rusia - Arabia Saudí, partido inaugural del Mundial de Rusia 2018

«Live it up», así suena la canción oficial del Mundial de Rusia de Will Smith, Nicky Jam y Era Istrefi

Portugal vs España en directo

Actualizado:

A falta de que el mítico Edson Arantes do Nascimento, Pelé, confirme su asistencia si supera sus últimos problemas de salud, su compatriota Ronaldo e Iker Casillas serán dos de las principales atracciones de la ceremonia inaugural del Mundial de Rusia 2018.

El que fuera capitán de la selección española que se proclamó campeona del mundo por primera vez en su historia en el Mundial de Sudáfrica 2010 será el encargado de entregar el trofeo a la organización sobre el césped del estadio Luzhniki.

El mostoleño, actual guardameta del Oporto portugués, estará acompañado de la modelo rusa Natalia Vodiónova y juntos llevarán la Copa al terreno de juego minutos antes de que arranque el torneo con el partido entre el anfitrión, Rusia, y Arabia Saudí.

Será uno de los momentos más especiales de la ceremonia junto con el de las actuaciones musicales, que correrán a cargo del cantante británico Robbie Williams y la soprano rusa Aida Garifullina.

Sin líderes occidentales en la ceremonia

Presidiendo desde el palo estará el presidente ruso, Vladímir Putin, cuyo país ejerce de anfitrión en la primera vez de la competición en Europa Oriental. Lo hará en compañía de sus aliados, ya que los dirigentes occidentales han decidido boicotear la ceremonia, aunque no el torneo.

«Nuestro país está listo para acoger la Copa Mundial de la FIFA», aseguró el líder del Kremlin al inaugurar este miércoles el congreso de este organismo que se celebra en Moscú.

El Kremlin informó de que Putin, que raramente ha pisado un estadio desde que llegara al poder hace 18 años, espera «en el fútbol» a los mandatarios y jefes de Gobierno de Bolivia, Paraguay, Arabia Saudí, Armenia, Palestina, Líbano o Ruanda. Empezando por el boliviano Evo Morales y el paraguayo Mario Abdo Benítez, presidente electo, en casi todos los casos esos países ni siquiera disputarán el Mundial, ya que sus selecciones no lograron clasificarse.

No habrá ni rastro de los principales dirigentes occidentales, al igual que ocurriera en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, lo que no impidió que fuera un éxito organizativo, aunque finalmente el dopaje empañó después el resultado deportivo.

Las 32 selecciones clasificadas para el torneo acudirán a competir, incluida la de Reino Unido, a pesar de que Londres ha liderado la campaña de boicot tras el envenenamiento en suelo británico del exespía ruso Serguéi Skripal. Ello se traducirá en la ausencia tanto de la primera ministra, Theresa May, como de la familia real británica. Quizás por eso, a Rusia viajarán muchos menos aficionados ingleses que en anteriores Mundiales, incluido el de Brasil, pese a que debían cruzar el océano para seguir a su selección.

Les ha secundado por solidaridad Australia, cuya selección compite en el Mundial de Rusia, decisión que no ha repercutido en el interés de los australianos en animar en masa a los Socceroos.

Polonia, que mantiene desde hace años unas tensas relaciones con Rusia, tampoco tendrá representación en el Mundial, al igual que Dinamarca, Suecia e Islandia, que debuta en el torneo.

La canciller alemana, Angela Merkel, no ha confirmado que tenga intención de viajar en breve a Rusia, donde se reunió recientemente con Putin. Pero aunque algunos le han exhortado a quedarse en casa para no legitimar las agresivas políticas al jefe del Kremlin, siendo una gran aficionada al fútbol de la Mannschaft, es probable que viaje si el equipo llega a las semifinales o a la final, y lo mismo se puede decir el presidente francés, Emmanuel Macron.

Putin recibió la pasada semana el inestimable respaldo del líder chino, Xi Jinping, con el que firmó una declaración conjunta que hacía énfasis en que la política no debe entrometerse en el deporte, y en la inauguración estará el viceprimer ministro Sun Chunlan.

De momento, el secretario general de la ONU, el portugués Antonio Guterres, no asistirá a la inauguración, pero su oficina de prensa confirmó que sí asistirá a algún partido.

El presidente argentino, Mauricio Macri, tenían intención de acudir al Mundial, pero los últimos acontecimientos políticos en su país han dejado en el aire dicho viaje, mientras su homólogo brasileño, Michel Temer, también ha sido invitado por el Kremlin.