Thomas Vermaelen durante el partido ante el Betis
Thomas Vermaelen durante el partido ante el Betis - REUTERS

Betis-BarcelonaVermaelen se lesiona y Umtiti reaparece

La primera exploración descarta una dolencia grave del defensa belga, que sumaba 13 partidos seguidos jugando

BarcelonaActualizado:

Thomas Vermaelen ha protagonizado la noticia negativa del partido al lesionarse al filo de la media parte. El defensa, que no había podido triunfar en el Barcelona debido a su fragilidad muscular, vio rota su racha de trece partidos seguidos jugando, lo que le ha llevado a consolidarse en el eje de la zaga junto a Gerard Piqué. En una carrera el belga se ha llevado la mano al muslo izquierdo y ha pedido inmediatamente el cambio. Tras ser atendido por los servicios médicos azulgranas en la banda, los galenos culés han certificado la existencia de una lesión, aunque han descartado que la dolencia revista gravedad, aunque deberán esperar a las pruebas que le realicen a lo largo de la mañana de este lunes.

La lesión de Vermaelen ha permitido el regreso de Samuel Umtiti, que ante el Betis regresaba a una convocatoria tras perder nueve partido por una lesión. El francés no jugaba desde el pasado 2 de diciembre, cuando participó en la victoria ante el Sporting de Lisboa (1-0) en el último partido de la fase de grupos de la Champions League. La lesión de Umtiti provocó cierto desasosiego en la afición culé ante el buen momento que atravesaba el francés, el largo periodo de recuperación que debía afrontar y la escasez de recambios, ya que Mascherano también estaba lesionado y Vermaelen no ofrecía las garantías necesarias, pero el belga ha superado todas las expectativas.

A falta de saber el alcance definitivo de su lesión, este contratiempo podría precipitar la entrada en las convocatoria de Yerry Mina, que aún no había podido ser convocado por un problema burocrático. El colombiano tendrá más cerca que nunca la opción de debutar con la camiseta del Barcelona y demostrar que merece un puesto en el equipo para la próxima temporada en lugar de irse cedido. Tiene cinco meses para enseñar sus aptitudes.