José Mourinho
José Mourinho - AFP

Sevilla-Manchester UnitedMourinho vuelve al origen

El técnico del Manchester United busca un billete para los cuartos de final en Sevilla, donde ganó su primer título europeo

Actualizado:

Pragmático hasta la extenuación, parece improbable que José Mourinho conciba Sevilla como cualquier cosa parecida a un amuleto a pesar de ser la ciudad que acogió su primer título europeo como entrenador. Fue la Copa de la UEFA de 2003, cuya final se celebró en el estadio de La Cartuja y en la que tuvo como rival al Celtic de Glasgow, derrotado entonces por un 3-2 que localizó al de Setúbal en el radar de la aristocracia balompédica europea.

Desde ayer vuelve a pisar Mourinho suelo hispalense, separados uno y otro desde que en 2012 disputara su último partido en el Sánchez Pizjuán, como técnico del Real Madrid y saldado con su única derrota contra el que hoy será su rival por un puesto entre los ocho mejores equipos del continente. Eso sí, los otros siete enfrentamientos entre el hoy preparador del Manchester United y el Sevilla cayeron del lado del portugués.

Algo se despierta en España cuando arriba el que durante un trienio fue uno de los fijos entre los titulares de la prensa, expandidas tanto la resonancia de sus palabras como la de su fútbol hasta la hipérbole con el antológico duelo con Guardiola que hoy parece parte de una vieja fábula bajo el halo de paz que recubre a Valverde y Zidane.

EFE
EFE

El reciente fichaje de Alexis Sánchez ha elevado un par de palmos el listón de este United, encauzadas sus expectativas hacia la Champions toda vez que ha quedado despojado de esperanza en una liga que ya pinta azul celeste. Y lo cierto es que este equipo tiene visos de ser puro hueso en las eliminatorias, con la píldora de competitividad con la que Mourinho vitamina a sus pupilos como primer argumento. A partir de ahí, poca evolución se aprecia en su fútbol, moldeado a partir de unos principios que son credo para el ex del Chelsea, con el dominio de los espacios ocupando un lugar preferencial con respecto a la pelota.

El técnico luso ha hecho oídos sordos a la evolución que sus colegas en el top-6 de la Premier han acometido en sus libretos, atendiendo a las exigencias de este nuevo fútbol donde quien aspire a la gloria está obligado a tener la capacidad de amasar la pelota a su antojo. Quizás el Chelsea de Conte sea el único que, como el Manchester, aún marcha a rebufo de City, Tottenham, Liverpool y, aunque un escalón por debajo, Arsenal.

Amparado en su esquema habitual, la única duda respecto a su once reside en el centro del campo, donde Pogba asoma como interrogante (no jugó frente al Huddersfield el sábado y su bajo nivel recientele ha llevado a ser sustituido en más de una ocasión). Mourinho podría alistar a tres hombres y renunciar a jugar con un mediapunta, más aún visto el realzado nivel que N’Zonzi, Banega y Vázquez vienen atestiguando y confirmado por Montella el concurso de Correa, la gran amenaza sevillista junto a Sarabia.

Con el repunte del fútbol inglés más que contrastado tras las machadas de City o Liverpool o el puñetazo sobre la mesa del Tottenham en el Juventus Stadium, Sevilla, punto de origen de la luz que hoy ilumina a Mourinho, ponderará el peso de la candidatura de su Manchester United en esta Champions.