Nelson Semedo durante una acción defensiva en el partido del Barcelona ante la Juventus
Nelson Semedo durante una acción defensiva en el partido del Barcelona ante la Juventus - EFE

Barcelona-JuventusSemedo arroja luz sobre la alargada sombra de Dani Alves

El portugués se afianza en el lateral derecho, confirma el acierto de su fichaje y muestra su ambición: «Alves es mi referencia y trataré de llegar a su altura»

BarcelonaActualizado:

Tras un inicio de temporada titubeante, dos partidos le han bastado a Nelson Semedo en cuatro días para tranquilizar y convencer al Camp Nou. Cubrir bien el lateral derecho era una de las asignaturas pendientes de la dirección deportiva desde la marcha de Dani Alves y la contratación del portugués tiene sabor a reválida superada par Robert Fernández y su equipo. Semedo llegó al club catalán como segundo opción, ya que Héctor Bellerín era el escogido y el preferido para contentar a Ernesto Valverde. El Arsenal se cerró en banda y el Barça tuvo que buscar otras opciones, lo que no fue impedimento para que acabaran pagando 30 millones más variables al Benfica.

Le costó entrar en la dinámica culé y en pretemporada generó ciertas dudas, que se acrecentaron cuando Valverde decidió dejarle en el banquillo en los dos primeros partidos oficiales del año, en la Supercopa de España ante el Real Madrid. En el primero, en el Camp Nou (1-3), ni siquiera jugó unos minutos y en el segundo salió en la segunda parte. Las primeras impresiones eran que el Barcelona había gastado 30 millones para seguir teniendo a Aleix Vidal en la banda derecha. No obstante, el tarraconense no cuajó una buena actuación ante el Madrid, tanto que tampoco jugó el segundo partido y cuya participación se ha ido diluyendo. Ante Español y Juventus ni siquiera ha entrado en la convocatoria.

Ahora mismo parece poco probable que nadie pueda quitarle la titularidad a Semedo, que conforma una defensa que no ha encajado ningún gol en los últimos cuatro partidos (Betis, Alavés, Español y Juventus). Precisamente, ante el equipo de Quique Sánchez Flores empezó a marcar su territorio, no cometió errores y únicamente se le pudo reprochar una pérdida de balón en la primera parte que no tuvo ninguna consecuencia. El portugués empieza a tener todos los números para enterrar el recuerdo de Dani Alves, cuya alargada sombra pone en tela de juicio a cualquier futbolista que se coloca en la demarcación que ocupó durante ocho años en el Barcelona. Semedo cuenta con una gran velocidad y su juego es explosivo. Defiende bien y se suma con facilidad al ataque. Además, tiene desparpajo y no se arredra a la hora de encarar o de salir con el balón jugado. Y uno de sus grandes activos es la edad que tiene. A sus 23 años tiene mucho margen de mejora y mucha carrera por delante.

Semedo, además, mantiene una exquisita humildad que le permite encajar a la perfección en un vestuario repleto de estrellas. «Siempre lo intento hacer lo mejor posible. El mister me ha dado su confianza y yo intento responderle de la mejor manera, ayudando al equipo», aseguró el defensor tras el partido ante la Juventus. Sabedor de lo que ha significado Dani Alves en el Barcelona, Semedo no dudó en colocarle como referente para que la afición culé sepa cuáles son sus ambiciones y dónde pretende llegar: «Cada día intento mejorar y hacerlo mejorar. Hay mucho que aprender, pero como ya dije en su día Dani Alves es mi referencia. Intento seguir su línea y poder llegar a su altura. De momento, estoy feliz de poder contribuir a que el Barcelona consiga éxitos».