Final de Copa

Pitada al himno y potente respuesta sevillista

Un sector de la afición barcelonista menospreció al himno español y la afición andaluz contestó tarareando la partitura con toda potencia

Actualizado:

Colau, Carmena y Cifuentes se desmarcaron la final de Copa del Rey. De los presumibles pitos al himno. Así sucedió. Aunque medio estadio, el sector sevillista en pleno, tarareó el himno español como hacen nuestros deportistas internacionales cuando ganan una competición europea o mundial, un sector de la afición barcelonista abucheó el emblema nacional y es indudable que el griterío se escuchaba. Los radicales independentistas han tomado la final de Copa como el lugar para reivindicar sus ideas y así sucedió. La contestación fue grandiosa, mayor que nunca.

Lo que sucede es que la contestación es cada vez más grande. El Rey estuvo solemne al escuchar nuestro himno. Por lo menos no tuvo al lado ningún político que se riera mientras se producía la protesta, como sucedió con Artur Mas.

En las gradas, las banderas esteladas también fueron respondidas por miles de banderas españolas que surgían del sector sevillista e incluso de partes de la afición azulgrana que se siente española y lo manifestó dentro y fuera del Metropolitano. El despliegue de seguridad funcionó bien y no hubo graves altercados hasta la hora de sonar el himno nacional, salvo incidentes aislados.