Nacho Aznar, jugador del Melilla
Nacho Aznar, jugador del Melilla - @UDMelilla
Segunda B

Nacho Aznar, de golear con Fernando Torres en el Atlético a hacer historia en Segunda B con el Melilla

Estaba llamado para jugar en Primera, pero la fortuna fue esquiva con un delantero al que solo dos futbolistas superan ahora en número de temporadas en la categoría de bronce

Actualizado:

Moreiras; Molinero, Alex Ruiz, Mata, Balbino; Brenes, Alex Rullán, Ongil, Golderos y, en la delantera, Nacho Aznar junto a Fernando Torres, un dúo que llegó a asustar a los defensas rivales. Este era el once tipo del juvenil del Atlético de Madrid que ganó la liga en la temporada 2000-01. Un equipo que, con Abraham García como técnico, sorprendió en un partidillo a la prensa con su victoria ante la primera plantilla rojiblanca. Uno de los mejores conjuntos formados en la fábrica colchonera y en el que el gran goleador era Nacho Aznar y no Fernando Torres, aquel veloz compañero con el que compartió vestuario y que años después llegaría a levantar un Mundial y dos Eurocopas. «Aquella temporada, formando pareja con Fernando Torres y en la que fuimos campeones con el División de Honor, marqué 42 tantos y creo que él se quedó en 22», recuerda a ABC el veterano atacante, que desde 2010 milita en la UD Melilla, conjunto con el que ha terminado de hacer historia en Segunda B. Solo dos futbolistas han disputado más campañas que él en la división de bronce de nuestro fútbol.

Para triunfar en el fútbol no solo hace falta calidad y sacrificio. También esa dosis de fortuna que le faltó a Nacho Aznar, un jugador que estaba llamado a jugar en Primera división. A Fernando Torres se le abrieron las puertas de la primera plantilla del Atlético de Madrid, pero su compañero, un melillense nacido el 25 de mayo de 1983, no consiguió dar el salto. Cesiones, lesiones y problemas familiares marcaron la carrera de un futbolista que, sin embargo, está haciendo historia en Segunda B, donde su nombre aparece entre los más grandes el fútbol de bronce. Desde que debutara, en 2001 con el filial del Atlético antes de ser cedido al Melilla, no ha dejado de disputar ni una campaña en esta categoría, en la que ya suma 17 temporadas consecutivas. Solo dos futbolistas superan esa cifra: Rubén Coméndez (19) y Luis Miguel Garrido (18).

Durante las últimas ocho temporadas, Nacho Aznar ha jugado en el Melilla, el equipo de su ciudad y, curiosamente, el club que más años seguidos lleva en Segunda división B. El antiguo internacional en categorías inferiores tiene cuerda para rato. «Estos últimos años he jugado mucho más en banda izquierda que delantero, pero aún así he disfrutado mucho. El cuerpo me está respondiendo, me cuido mucho y creo que aún me quedan dos años más de fútbol a buen nivel», explica el jugador a ABC.

Un delantero que siempre ha tenido gol y que se ha movido por el centro del área. Lleva disputados ya 451 partidos de Liga, en los que ha celebrado 75 tantos. En el último encuentro, este domingo en el Álvarez Claro frente al Mérida (0-1), volvió a dejar todo por los suyos, pero no poco ampliar su registro realizador. «Mi gran sueño es ascender con la UD Melilla, con ese objetivo regresé a casa», asegura a este periódico. En su ciudad, donde una peña lleva su nombre y se vuelca en todos los encuentros con él, ha encontrado la estabilidad después de años de mudanzas y de ajetreo de maletas. Mérida, Castellón, Universidad de Las Palmas, Toledo, Linares, Fuenlabrada y Leganés han sido sus otras casas a lo largo de su carrera.

Pero Nacho Aznar, máximo realizador la pasada temporada y capitán desde hace varias campañas, quiere seguir haciendo historia mientras las fuerzas le aguanten para poder llevar al Melilla a la categoría de plata. Su ilusión, ambición y profesionalidad contagian al equipo de su ciudad, donde ahora compatibiliza su oficio de goleador con su labor como entrenador de conjuntos de categorías inferiores de su club.