Champions

Mónaco, más que yates y F1

El renacido Falcao y la perla Mbappé lideran a un equipo joven y fresco con tres españoles en la dirección técnica

Mónaco, más que yates y F1
JOSÉ CARLOS CARABIAS - Actualizado: Guardado en: Deportes Fútbol

Hay algo más que yates, Fórmula 1 y exiliados millonarios en Mónaco. Además de príncipes y princesas, dinero, cuestas, ascensores, una baja fiscalidad y una ciudad modélica para el bienestar, el Principado tiene un equipo de fútbol en la elite. El AS Mónaco será hoy una de las cuatro bolas calientes en el sorteo de las semifinales de la Champions. Un club con muy poca trayectoria a nivel internacional es ahora una referencia por un cúmulo de situaciones heterogéneas. En el vértice de la popularidad brillan dos faros: Radamel Falcao, el colombiano que epató en el Atlético y se marchitó cuando emigró del Manzanares, y Kylian Mbappé, el adolescente de 18 años cuya precocidad y virtuosismo han enamorado a las huestes del Madrid.

Mónaco sueña con la final de Cardiff con la misma legitimidad que el Real Madrid, el Atlético o la Juventus, sus tres oponentes hoy en el sorteo de las semifinales. Imaginan sus refinados habitantes una reedición de la final de 2004, cuando aquel Oporto de Mourinho aniquiló al equipo que entrenaba Deschamps (hoy seleccionador francés) y en el que lucían Giuly, Evra o Morientes.

Estos jugadores, como los que han militado en este club desde hace 50 años, visten el terno rojo y blanco por una ocurrencia de la princesa Grace en una cena de Navidad. A su marido, el príncipe Raniero, no le gustaba la imagen corporativa del Principado y pretendía una camiseta que lo distinguiese para siempre.

Esa vestimenta la han utilizado algunos futbolistas muy notables, George Weah, Youri Djorkaeff, Emmanuel Petit, Lilian Thuram o Thierry Henry. Y un entrenador bien apreciado, pero no sobresaliente: Arsene Wenger. Estamos ante un club trampolín sin mayor abolengo en Europa.

El Mónaco de hoy es una amalgama de circunstancias. Es propiedad de un multimillonario ruso, Dmitri Rybolovlev, que lo compró en 2011 y lo rescató del pozo de la segunda división con la dirección de Claudio Ranieri, el italiano que hizo historia en el Leicester. Y se ha rehecho con un joven técnico venezolano-portugués, Leonardo Jardim, el renacido Radamel Falcao (31 años), el talento de Mbappé y un grupo de futbolistas con ganas (Mendy, Bakayoko, Lemar). En esa estructura deportiva destacan tres españoles: Antonio Cordón, director deportivo que trabajó en el Villarreal, su asistente Darío Drudi y el nutricionista Juan José Morillas.

En cuatro meses de continuidad, Mbappé ha convertido lo excepcional en rutina. Campeón de Europa sub 19, su aceleración y regate han impulsado al Mónaco. Lleva 16 dianas en 16 partidos. Cinco en cuatro apariciones como titular en la Champions. La mano derecha de Rybolovlev, Vadim Vasilyev, lo tasa en 90 millones.

Después de romperse el ligamento cruzado y de un periplo insulso cedido en el Manchester United y el Chelsea, Falcao vuelve a ser el «Tigre». Hace unas semanas llevaba el mejor promedio goleador de Europa según los minutos disputados. Y su ritmo no decrece: 27 tantos en todas las competiciones.

Toda la actualidad en portada

comentarios