Manchester United-Manchester CityGuardiola reaviva la polémica

El entrenador español afirma que animó a sus jugadores a celebrar la victoria ante el United, pero asegura que fue una celebración normal

Actualizado:

El entrenador del Manchester City, el español Pep Guardiola, aseguró que sus jugadores celebraron «normalmente» la victoria ante el United en el derbi del pasado domingo, después del cual se produjo una pelea en los vestuarios de Old Trafford.

«Después del partido, los jugadores se dieron la mano entre ellos sin problema alguno. Algunos lo celebraron con los fans como es normal. Después nos fuimos al vestuario. Yo animo a los jugadores a que celebren nuestras victorias», dijo el técnico en una rueda de prensa.

Al ser preguntado sobre si las celebraciones tras derrotar a domicilio al Manchester United que dirige José Mourinho por 2-1 se pasaron de tono, Guardiola reiteró que sus jugadores actuaron con normalidad. «Cuando perdemos lo aceptamos, pero cuando ganamos lo disfrutamos. Yo soy el que les anima a que lo celebren entre ellos. Y eso es lo que hicimos. Después pasó eso y espero que no vuelva a pasar», señaló en referencia a la trifulca, en la que algunos de los implicados resultaron heridos.

Según han informado los medios, el ayudante de Guardiola en el City, el español Mikel Arteta, recibió un corte en la ceja, pero el técnico catalán no quiso comentar al respecto y señaló que la Federación Inglesa (FA), que ha abierto una investigación. «Todos los equipos en cualquier parte del mundo están felices cuando ganan un derbi. Nosotros lo celebramos dentro del vestuario. En Old Trafford, para ir al vestuario del local hay que pasar por el del visitante», recordó Guardiola.

En la pelea, que al parecer ocurrió fuera del vestuario visitante, se vieron implicados varios jugadores de ambos equipos, así como el propio Mourinho, quien, según los medios, reprendió a los futbolistas del City por celebrar con demasiado ahínco su victoria.

Mourinho no quiso dar explicaciones sobre la pelea del túnel de vestuarios de Old Trafford, tras la derrota sufrida en el derbi local ante el City de Pep Guardiola el domingo, aunque señaló que su origen pudo estar en una cuestión de comportamiento y educación. El técnico portugués tampoco quiso valorar las palabras de Guardiola, quien defendió a sus jugadores y negó que sus celebraciones tras la victoria por 2-1 provocasen una trifulca en la que estuvieron implicados más de 30 personas, según los medios. «Lo único que puedo decir es que, para mí, fue una cuestión de diferencias respecto a comportamiento y educación, solo eso y nada más. No tengo más que añadir», zanjó el preparador luso.

Respecto al siguiente choque liguero, opinó que la derrota ante el City les puede dar «un poco más de deseo de ganar», pues a «nadie le gusta perder dos veces» seguidas. «Cuando pierdes un partido, después siempre se quiere dar un poco más. La motivación se basa en el deseo de querer ganar siempre. Repito, después de un mal resultado no quieres encadenar dos malos resultados», agregó Mourinho.