Historia del Mundial

Ghiggia: «Maracaná lo silenciaron el Papa, Sinatra y yo»

El uruguayo, autor del 1-2 a Brasil en el Mundial de 1950, murió 65 años después en la misma fecha, el 16 de julio. Fue un ídolo nacional

Actualizado:

Edgardo Ghiggia Pereyra nació en Montevideo el 22 de diciembre de 1926 y murió el 16 de julio de 2015. Vivió y falleció marcado por el «Maracanazo» que él mismo protagonizó. El uruguayo de origen italiano será siempre recordado por haber hecho el segundo gol a Brasil a los 79 minutos de la final del Mundial de 1950, celebrado en Brasil. En un viaja a

Ghiggia lo expuso ante ABC en un viaje a Madrid: «Es que es verdad, me lo dijeron los brasileños, solo tres personas en la historia han hecho callar al estadio Maracaná con un solo gesto, el Papa, Sinatra y yo»

La selección local era la favorita del Mundial, pero desestimó el potencial de su rival, la selección celeste, que era otra grande en el mundo. La final se disputó el 16 de julio de 1950 en el estadio Maracaná de Río de Janeiro. Brasil solo necesitaba empatar el partido para ganar el campeonato y estaba apoyada por 190.000 espectadores en la gradas.

A once minutos del final, Ghiggia anotó el 1-2. La imagen refleja la desolación de los defensas brasileños. Aquella victoria a domicilio, la primera en la historia en una final de un gran campeonato, tuvo y mantiene una trascendencia inolvidable en la historia del fútbol mundial. Es la gesta más grande de la historia de los mundiales. Decenas de brasileños se suicidaron tras la derrota. Hubo peleas, reyertas, discusiones y agresiones mortales en muchas ciudades. Ghiggia fue el último culpable.

El uruguayo jugó con la selección italiana posteriormente de 1957 a 1959. pero siempre será considerado una leyenda nacional uruguaya.

El pueblo de Brasil admitió la derrota lentamente y en diciembre de 2009, 59 años después, las autoridades brasileñas invitaron al jugador para ser homenajeado en la vereda de la fama del estadio Maracaná. Nadie mejor que él para ser homenajeado.

Ghiggia dijo siempre verdades solemnes. Hay una que es muy acertada y que le escuchamos en Madrid en un viaje a España, en declaraciones a ABC. Una frase lapidaria que repetía siempre: «es que es la verdad, solo tres personas en la historia han conseguido hacer callar al estadio Maracaná con un solo gesto: el Papa, Frank Sinatra y yo». Enjuto, fino, con la misma imagen de gacela ágil que tenía como futbolista, Ghiggia era un hombre alegre, feliz, la vida le había tratado bien. Se lo ganó con Peñarol, con Uruguay y Maracaná fue su salto a la fama eterna.

Jugador mítico de Peñarol, en 2010 hizo un vídeo para captar socios para el club uruguayo. El 28 de septiembre de 2011, fue homenajeado en el estadio Centenario de Montevideo con motivo de la celebración del 120 aniversario de Peñarol. Edgardo Ghiggia formó parte de la delantera legendaria de la denominada «Máquina del 49».

El 13 de junio de 2012, Ghiggia estuvo a punto de morir. Fue víctima de un accidente y estuvo un mes hospitalizado. Esa no era su fecha. La tenía reservada. Al año siguiente, el 20 de noviembre de 2013, fue homenajeado en el estadio Centenario, antes del encuentro que disputaron las selecciones de Uruguay y Jordania por la repesca para el Mundial de Brasil 2014.

Ghiggia, como decimos, tenía la fecha de su adiós marcada. Se fue de este mundo, cómo no, un 16 de julio, anivesario del «Maracanazo». Falleció el 16 de julio de 2015, a los 88 años. pero siguer en la mente de las personas del fútbol. Inolvidable. terrible para los brasileños. Ídolo nacional de Uruguay. Querido en medio mundo.