Toni Jiménez, al fichar por el Sofía Farmer
Toni Jiménez, al fichar por el Sofía Farmer - Twitter de Toni Jiménez
Fútbol internacional

Dos futbolistas españoles, «estafados» por su club

Álex Gil y Toni Jiménez regresan a España después de su mala experiencia en el equipo Sofía Farmer norirlandés

Actualizado:

Los futbolistas españoles Álex Gil y Toni Jiménez, que hace dos semanas ficharon por el conjunto norirlandés del Sofía Farmer, se han visto obligados a regresar a España tras sentirse «estafados» por el presidente de este club de la liga provincial de Irlanda del Norte, el portugués Alberto del Barro.

Gil, de 25 años y que ya había vivido otra experiencia en el extranjero en las Maldivas, relató a Efe que la vivienda que les proporcionó el mandatario del club norirlandés estaba en unas «condiciones tercermundistas», ya que no disponía de luz y los colchones estaban sucios y rotos. Sin embargo, el jugador cordobés aseguró que, a pesar de ello, su precio ascendía a 500 libras (820 euros), cuando la casa la había alquilado el presidente del Sofía Farmer por 330 libras (541 euros), según el contrato de alquiler que encontraron en el domicilio cuando hicieron limpieza.

«La estafa era evidente, todo ello después de que a nuestra llegada nos dejara solos en un pueblo desconocido totalmente para nosotros. Pero gracias a la hospitalidad de los otros españoles que allí había no dormimos en la calle», aseveró Álex Gil.

Asimismo, el futbolista explicó que en sus contratos se establecía que él y su compañero Toni Jiménez, también cordobés, vivirían solos un piso, algo que no ocurrió los primeros días, en los que fueron alojados junto a una pareja que nada tenía que ver con el equipo.

Esta sucesión de acontecimientos les llevó a hablar con varios compañeros y a decidir regresar a España, añadió, después de doce días en los que tuvieron que «buscarse la vida para comer».

«Solo nosotros sabemos lo que hemos pasado y no se lo deseamos a nadie», afirmó Álex Gil, que, ya de regreso en Córdoba, apuntó que ahora «toca seguir hacia delante y conservar las ganas de seguir jugando después de todo esto».