Marcos Llorente, Saúl y Denis Suárez durante el partido de España ante Macedonia.
Marcos Llorente, Saúl y Denis Suárez durante el partido de España ante Macedonia. - AFP
Europeo sub 21

El Europeo sub 21, campo de estrellas

En la competición continental de este año se han reunido varios jugadores de talla mundial

MadridActualizado:

A partir de este fin de semana, indudablemente, todas las miradas estarán centradas en la Copa Confederaciones. Suele suceder siempre el año anterior a la celebración del Mundial. La gente, expectante durante el verano por ver los fichajes de sus equipos y ansiosa ante una nueva temporada que no parece arrancar nunca, afronta los meses de sequía de manera estoica y se conforma con

España, Italia, Portugal y Alemania son las grandes favoritas para alzarse con el título

cualquier excusa que le permita ver a grandes jugadores disputarse algún título. Normalmente la «Confecup» cumple esa función a la perfección. De las ocho selecciones que la disputan al menos tres suelen ser de primer nivel. Este año, sin embargo, los jóvenes del Europeo sub 21 que se está celebrando en Polonia están dando casi más espectáculo que los adultos de las absolutas. Los espectadores, al menos, ahora tienen donde elegir.

Hasta Polonia se han desplazado los mejores equipos nacionales compuestos por jugadores menores de 21 años. Sin embargo, si se repasa la lista de alineaciones, sorprende ver que entre los integrantes de cada plantilla se encuentran algunas de las futuras estrellas que ya han despuntado en las mejores ligas del continente. Probablemente se trate del Europeo de más calidad de los últimos tiempos, y estas son sus figuras más destacadas:

Gianluigi Donnarumma (Italia)

Es el portero llamado a sustituir a Buffon en la selección italiana. Con tan solo 18 años ya ha jugado dos temporadas como titular en el histórico Milán. Su gran envergadura y su agilidad hacen de él uno de los arqueros jóvenes con mayor potencial del fútbol mundial. Desde hace algunos días se le relaciona con el Real Madrid y con la Juventus, los dos últimos finalistas de la Champions League que han visto en la negativa del jugador de renovar con los «rossoneri» una oportunidad de oro por rejuvenecer sus porterías.

Domenico Berardi (Italia)

El delantero italiano de 22 años es uno de los tres jugadores mayores de 21 años convocados por su selección para disputar el Europeo. Su equipo es el Sassuolo, club en el que debutó hace cinco temporadas. Pese a su juventud ya ha disputado un total de 156 partidos oficiales, en los que ha anotado 58 goles y ha repartido 40 asistencias. Sus números son espectaculares y han ayudado a asentar a su equipo como un fijo de la Serie A.

Renato Sanches con la camiseta de Portugal.
Renato Sanches con la camiseta de Portugal.- AFP

Renato Sanches (Portugal)

Mediocentro del Bayern de Múnich. Con tan solo 18 años fue el jugador revelación de la pasada Eurocopa, competición que acabaría levantando con Portugal. Su increíble temporada de debut en el primer equipo del Benfica y su posterior confirmación en el torneo de selecciones le sirvieron para llamar la atención de los grandes del continente. El Bayern apostó por él y, aunque este último año no ha rendido a su mejor nivel, llega al Europeo con cartel de estrella. Es, sin duda, uno de los futbolistas a los que hay que seguir.

Mahmoud Dahoud (Alemania)

Centrocampista alemán de 21 años. Debutó hace tres temporadas en el primer equipo del Borussia Mönchengladbach, aunque no fue hasta hace dos que comenzó a jugar con asiduidad. En la 2014-15 solo disputó un partido, pero al año siguiente consiguió hacerse con un hueco en el equipo titular. Ha disputado un total de 84 partidos oficiales, en los que ha anotado 8 goles y ha repartido 16 asistencias. Acaba de ser fichado por uno de los grandes del continente: el Borussia Dortmund.

Otros jugadores destacados

El resto de selecciones también cuentan con grandes jugadores que militan en ligas importantes. En la selección Serbia, por ejemplo, juega el futbolista del Benfica Andrija Zivkovic, talentoso centrocampista que con tan solo 17 años era el capitán del Partizán de Belgrado y ya había disputado encuentros con la absoluta. Otro ejemplo sería el de Lazlo Benes, mediapunta de Eslovaquia que milita en el Borussia Mönchengladbach. Desde tierras alemanas ya le llaman el «nuevo Hamsik».

España, la mina de oro

Pero de todas las selecciones que disputan el torneo sobresale una claramente. El equipo que ha llevado España está plagado de jugadores confirmados con una o varias temporadas en la élite. Algunos de ellos, incluso, ya son considerados futbolistas de talla mundial. No había más que ver el banquillo durante el partido de ayer ante Macedonia para darse cuenta del potencial de la selección. Jugadores como Dani Ceballos (Betis), Oyarzábal (Real Sociedad) o Iñaki Williams (Athletic), no empezaron de inicio, y eso que son estrellas en ciernes de la Liga Santander e indiscutibles en sus respectivos equipos.

Lo único que explica su suplencia es el hecho de que entre los titulares se encontraban algunos de los futbolistas más destacados del último año. Marco Asensio (Real Madrid) fue el héroe del partido con un hat-trick escandaloso, pero ya había embelesado al mundo durante una temporada espectacular en el equipo blanco; Deulofeu portó el brazalete de capitán después de haber brillado en el Milán durante el último tramo de la temporada; Saúl Ñíguez (Atlético) es ya una estrella confirmada que ha llegado a disputar dos finales de Champions; Jesús Vallejo (Real Madrid) ha asegurado su puesto en la primera plantilla merengue tras destacar como uno de los mejores del Eintracht de Frankfurt de la Bundesliga; Incluso en los laterales Bellerín (Arsenal) o Gayá (Valencia) llevan años siendo titulares indiscutibles en equipos históricos del fútbol.

Junto a ellos, además, jugaron otros muchos que se han destapado este último año como Kepa Arrizabalaga (Athletic), Marcos Llorente (Real Madrid pero cedido la última temporada en el Alavés), Sandro Ramírez (recién fichado por el Everton procedente del Málaga) o Meré (Sporting de Gijón). En definitiva, una selección sub 21 de España que, probablemente, sea la mejor de las últimas décadas y que, con el permiso de Alemania e Italia, es la gran favorita para hacerse con el título. No existe lugar a dudas con estos chicos. Gracias a ellos, el futuro de la absoluta está asegurado y quién sabe si en unos años podremos volver a soñar con los éxitos más grandes.